Los masajes de shiatsu también te ayudan para preparar tu cuerpo para un parto sencillo

■ Para qué sirve: El shiatsu aplicado con regularidad durante la gestación puede contrarrestar los dolores de espalda, ciática, estreñimiento…

■ Cuánto dura: Una clase normal de shiatsu dura una hora aproximadamente, aunque en el caso de las mujeres embarazadas conviene reducirlo un poco para que no se haga demasiado pesada la sesión ni resulte cansado.

■ Desde cuándo puedes empezar: Hasta el tercer mes de embarazo se puede trabajar con shiatsu en cualquier posición. A partir del cuarto mes, la embarazada ha de estar en posición lateral.

■ Qué beneficios notarás: Se aliviarán las zonas cargadas del cuerpo, como la zona lumbar, la cervical y las piernas, se estimula el sistema circulatorio ayudando a eliminar toxinas y aumentará tu nivel de relajación.

■ Qué zonas no debes tratar: Hay ciertas zonas del cuerpo y puntos específicos que se utilizan para inducir el parto, por lo que hay que evitar trabajarlas. Son, generalmente, la zona interna de las piernas, la región del sacro y los huesos de las rodillas.

■ Un consejo: El shiatsu también se puede realizar en el posparto, para reequilibrar el cuerpo y flexibilizar y recolocar la cadera tras el parto.

Dejar una respuesta