Un estudio relevado por el Instituto de Investigaciones del Sueño ha declarado que los niños españoles no duermen lo que deberían dormir. Al parecer, los niños deben dormir 10 horas al día para poder prevenir cientos de enfermedades. Sin embargo, la mayoría duermen menos de estas horas. Desde que damos a luz a un hijo nos preocupamos mucho por él, sobre todo, por su alimentación. Desde su nacimiento queremos que se alimente bien y hacemos todo lo posible por ello, sin embargo, hay otras cosas igual de importantes como el descanso, que solemos dejar de lado. Descansar es igual de importante que alimentarse. No dormir lo suficiente afecta a nuestra salud física y mental.

Dormir es un factor muy importante dentro de nuestras vidas. Cuando dormimos descansamos y nuestro cuerpo puede renovar la energía. La importancia que tiene dormir las horas correspondientes en la infancia está  en que el crecimiento del sistema nervioso depende de cuántas horas se duerma. Además, un niño que no llega a las 10 horas, tendrá más posibilidades de tener diabetes y obesidad, entre otras enfermedades. Dormir bien suele ser el resultado de tener buenos hábitos de sueño. La enseñanza de estos hábitos a los hijos es responsabilidad de sus padres.

Aquellos niños que duerman en torno a las 7 horas diarias tienen más probabilidad de padecer obesidad. También tienen más problemas en su día a día como no atender bien en clase y poder ir más retrasados que el resto de niños; la relación con otros niños, con los profesores, incluso con los padres, puede tener más dificultad ya que son niños que al no estar descansados se muestran irritantes. En definitiva, los padres debemos educar a nuestros hijos desde pequeños.

 

 

Dejar una respuesta