embarazo

Durante el embarazo cambian muchas partes de nuestro cuerpo, algunas que ya conocemos y otras que son menos conocidas. Hoy os presentamos un estudio de un grupo de científicos de Universidad de Iowa (EE UU) en el que declara que los pies de las embarazadas cambian durante la gestación. Esta deformación, que se atribuye tanto al aumento de peso como al incremento de la holgura de las articulaciones, puede conducir a un aumento permanente de la talla de zapatos. Por lo que, durante los nueve meses de embarazo, no sólo tenemos que cambiar la talla de la ropa por el aumento de peso, si no, también tendremos que comprarnos zapatos, que sean cómodos y más grandes.

La mayoría de las mujeres embarazadas experimentan un aplanamiento del pie que hace que el arco pierda altura. Para llegar a esta conclusión, el grupo de científicos de EEUU midieron el pie a cien personas, antes del embarazo y cuando estaban de seis meses. El tamaño cambió. Los resultados revelaron que tras la gestación se había producido un cambio permanente en el pie. En concreto, los pies se hicieron más largos y más anchos para la mayoria de estas señoras que participaron y ayudaron en el estudio.

Además de esto, es normal tener cierto grado de hinchazón en los pies, durante el embarazo porque estás reteniendo más líquido. Los cambios en las propiedades de la sangre también hacen que se acumule algo de líquido en los tejidos. La aparición de este hinchazón suele darse con más frecuencia durante los últimos tres meses de embarazo.

Dejar una respuesta