Los accidentes representan la primera causa de mortalidad infantil en la sociedad occidental. Implica más a los niños que a las niñas, sobre todo, entre los 2 y 3 años de edad. Algunos accidentes se deben a traumatismo craneal. Mediante prevención podríamos evitar algunos de estos accidentes. En casa, el accidente que más suele producirse es la caída de la cama. La habitación sería el lugar más peligroso para los pequeños, después vendría la cocina y la sala de estar.

La mayoría de las caídas se producen de la cama. Los niños suelen hacerse daño cuando se caen. En el caso de los bebés también se producen caídas pasivas desde el cambiador, la báscula, el tacatá, etc. El peor resultado es el golpe en la cabeza que puede desembocar en un traumatismo craneal.

¿Cómo podemos proteger a nuestro bebé?

  1. No dejar nunca al niño solo en una superficie elevada. Si hay escaleras en casa, instalar vallas de seguridad al principio y al final de los escalones. No colocar jarrones, sillas o móviles encima de muebles a los que el niño pueda trepar.
  2. Cuna segura. En el momento del sueño debe estar protegido, no sólo para evitar el riesgo de muerte súbita, sino también el peligro de asfixia, etc. No deben usarse almohadas demasiado altas y blandas.
  3. Debemos asegurarnos que los barrotes de la cuna no estén demasiado separados y el niño pueda caerse.
  4. Debemos tener en cuenta que no coja nada y se lo eche a la boca. de 1 a 3 años corren peligro de asfixia.

Dejar una respuesta