embarazo

Un reciente estudio ha declarado que la exposición a la luz durante el embarazo resulta clave para el normal desarrollo de los ojos del bebé. El descubrimiento de este grupo de científicos, ofrece una nueva comprensión básica del desarrollo fetal del ojo y las enfermedades oculares causadas por trastornos vasculares, en particular la llamada retinopatía del prematuro que puede provocar bebés prematuros ciegos. El estudio, que se llevó a cabo con ratones, afirma que la activación de la respuesta a la luz debe ocurrir durante el embarazo para activar el programa cuidadosamente coreografiado que produzca un ojo sano.

Se indica que es importante que un número suficiente de fotones entre en el cuerpo de la madre en la gestación. Estos fotones activan una proteína llamada melanopsina directamente en el feto, no en la madre, para ayudar a iniciar el desarrollo normal de los vasos sanguíneos y las neuronas de la retina en el ojo. Uno de los propósitos de la vía de respuesta a la luz es suprimir el número de vasos sanguíneos que se forman en la retina, que son críticos para las neuronas retinianas, que requieren grandes cantidades de oxígeno para formar y funcionar.

Además, algo tan cotidiano como recibir un poco de sol, estimula el funcionamiento de nuestro organismo, incluyendo el de nuestro aparato reproductor y por lo tanto, nos ayuda en los procesos de concepción. La carencia de luz puede provocar varios problemas en la madre como: depresión, estrés, fatiga crónica, ansiedad, mareos, disminuye la libido, e incluso puede provocar impotencia e infertilidad.

Dejar una respuesta