La vida actual en la que los hijos viven con los padres hasta los 30 o más, debido a la crisis económica, entre otros factores, hacen que muchas mujeres tengan su primer hijo después de cumplir 40 años. Todos sabemos que ser madre con cierta edad tiene más riesgos que ser madre más joven.  Actualmente, las mujeres dan prioridad a sus estudios, a la seguridad en un buen puesto de trabajo y a una vivienda para poder independizarse. No se plantean ser madres antes de tener una estabilidad económica y profesional, por lo que se produce un inevitable retraso de la maternidad.

A partir de los 35 años, las mujeres que se queden embarazadas pueden tener mayor dificultad para concebir, además, pueden tener problemas en que el bebé nazca con alguna enfermedad.  Existen ventajas e inconvenientes de concebir un hijo después de los 40 años. La principal ventaja de estas madres es la madurez y serenidad que poseen para hacer frente a la maternidad. Además, en general, es más probable que con esa edad tengas más estabilidad económica con lo que esto conlleva al tener un hijo, solucionar muchas dificultades.

La maternidad tardía no presenta normalmente problemas para la embarazada, pero sí implica más riesgo para el feto. A esa edad existe una mayor probabilidad de que el feto presente enfermedades genéticas o malformaciones congénitas, como el síndrome de Down. No obstante, las técnicas han mejorado mucho con los años y se puede saber, antes de tener un hijo, si tiene problemas.

Recomendaciones si vas a ser madre después de los 40:

  •  Acudir regularmente al ginecólogo para detectar problemas.
  • Tomar ácido fólico para prevenir problemas en la médula espinal y ciertos defectos de nacimiento.
  • No consumir bebidas alcohólicas o drogas durante el embarazo.
  • Llevar una dieta sana.

 

 

Imagen: categoria general

Dejar una respuesta