Iremos dándo una serie de consejos para las mamás primerizas. Después que el milagro ha ocurrido y ya tienes a tu maravilloso bebé en tus brazos, te asaltan un montón de dudas y preguntas.

MI CUERPO YA NO ES EL QUE ERA

1. ¿Qué tal te ves después del parto? ¿Tienes unas venitas marcadas en el rostro? No te preocupes, eso es que tuviste un parto vaginal y que efectuaste un gran esfuerzo durante el pujo En pocos días estos pequeños derrames desaparecerán y tu piel volverá a estar luminosa.

2. Si sufriste una episiotomía probablemente sientas escozor al hacer pipí. Para aliviarlo inclínate haci atrás, así evitarás que la orina roce los puntos, y después lávate con agua un poco caliente.

3. No te olvides de practicar los ejercicios de Kegel (hacer movimientos con los músculos pelvianos como si quisieras cortar el flujo de orina). Gracias a ellos solucionarás, en apenas un mes y medio, las pérdidas de orina que puedas tener al reír, toser o estornudar.

4. Sigue una dieta  rica en frutas, verduras y fibra (la encontrarás en los cereales integrales) para regular el tránsito intestinal. No te olvides de beber mucha agua.

5. Los baños de asiento con agua tibia te ayudarán a aliviar las hemorroides, así como utilizar toallitas desechables o lavarte en el bidet cada vez que vayas al baño.

6.Si tu parto fue por cesárea no debes levantar peso durante seis semanas, tu médico te lo irá indicando. En caso de que sientas dolor al hacer movimientos cotidianos, como incorporarte o tumbarte, protégete la
 cicatriz con un cojín.

7. Es probable que sudes mucho por las noches; esto es debido a que tu cuerpo necesita liberar los líquidos que acumuló durante el embarazo. Si te resulta molesto, duerme sobre una toalla.

Dejar una respuesta