Hoy os dejo con esta graciosa manualidad infantil, para que tus hijos jueguen y se diviertan este verano (y en todas las épocas del año) Es muy fácil de hacer, solo necesitas un par de botellas de plástico, un poco de pintura en spray, papel de color rojo y naranja, un trozo de cartón y dos cintas.

El trozo de cartón y ambas cintas las necesitamos para hacer el respaldo de los cohetes que vamos a fabricar. Corta un rectángulo, con la medid de tu hijo, del cartón y luego haz cuatro agujeros en sus esquinas. Pasa las cintas y cóselas o hazles un nudo, esto va a servir como base para que tu hijo pueda meter los brazos y llevar los cohetes.

Esta manualidad infantil es bastante ingeniosa, ya que además se reciclan las botellas de refresco que tengamos en casa y conseguimos un juguete práctico y económico. Las botellas hay que utilizarlas enteras, sin tapones. Solo tienes que pintarlas, en este caso con spray en color gris plateado. Da tantas capas como necesitas y en un lugar abierto, para no respirar la pintura. Si tienes pistola de pintura, utilízala en esta ocasión el resultado será unos cohetes sin rastro de pinceladas.

niño con cohetes

Por último añadimos las llamas de fuego, que las haremos con papel maché, en fieltro, con cartulina pintada o incluso sobre tela. Basta con trazar unas alegres llamas (o intentarlo) con un marcador sobre el material a utilizar, luego recorta y listo. Con un poco de pegamento o silicona pega las llamas a las botellas y, luego, ambas botellas al rectángulo de cartón.

cohetes

Una vez que todo esté bien seco, tu hijo se podrá poner ambos cohetes gracias a las cintas o correas que se pusieron anteriormente. Simpática manualidad infantil que podemos poner en práctica en cualquier momento ¿Os gusta?

foto: pinterest

Dejar una respuesta