Buenos días amigos! Hoy les mostramos cómo realizar una sencilla manualidad infantil, que ayudará a decorar tanto zonas de exterior, como zonas de interior.

Un sol radiante que será perfecto para decorar, por ejemplo, el dormitorio infantil de nuestros hijos.

Es una manualidad perfecta para realizar con crios, lo pasaremos estupendamente y además es algo perfecto para reciclar platos de plástico y pintura que tengamos en casa.

Con pocos elementos vamos a hacer estos soles, los cuales y cuando estén acabados, servirán para hacer murales, decorar estancias, ponerlos de pie o bien colgarlos de la pared.

con un poco de imaginación además de soles, podremos hacer lunas, girasoles y muchos tipos de diseños diferentes.

Los materiales que necesitaremos serán los siguientes: 

– un plato de plástico, papel o cartón

– algunas cartulinas de colores, en este caso dos cartulinas una en color amarillo y la otra naranja.

– Además vamos a necesitar un poco de pintura

– Pegamento

– Y por último dos ojos móviles, de lo más graciosos.

Lo primero que haremos será hacernos con tantos platos, como soles queramos fabricar. Ahora toma la pintura amarilla o del color que te guste y pinta todo el plato.

Da tantas manos como necesites y deja secar muy bien. Esta será la base y de aquí sacamos el rostro.

Adhiere con pegamento los ojos móviles, esto dará dinamismo a la composición. Luego traza la boca y las cejas con rotulador.

Con pintura roja pon la nariz y luego con cartulina rosa, añade los colores de la cara. Deja a un lado y vamos a hacer los rayos de sol.

Los rayos se han simulado con cartulina en color amarilla y naranja, basta con recortar unos cuantos triángulos, de ambos colores.

Por último pega los rayos de sol, por detrás del plato y deja secar. Ya está listo el sol, ahora puedes ponerlo donde quieras!

Dejar una respuesta