piojo

Los piojos  son unos insectos parasitarios diminutos y desprovistos de alas que proliferan en el cabello de los seres humanos y se alimentan de cantidades extremadamente pequeñas de sangre que extraen del cuero cabelludo. Los piojos son un problema muy  habitual, sobre todo entre niños de 3 a 10 años. Estos bichitos tan molestos para los niños que tanto picor provocan, no son peligrosos y no transmiten ninguna enfermedad, pero son contagiosos y pueden resultar muy molestos. Sus picaduras pueden provocar picor e inflamación del cuero cabelludo.

Si tenéis un hijo al que le han contagiado los piojos tendréis que tratarlo con champús, y colonias especiales. Además, es probable que os tengáis que tratar vosotros también porque insistimos, son muy contagiosos y saltan de cabeza en cabeza. Los huevos de piojo y los piojos se deben tratar de manera diferente.

¿Cómo detectar si tenemos piojos?

Los huevos de piojos tienen el aspecto de puntitos amarillos, marrones o de color mostaza. Después de eclosionar, la cáscara externa se ve blanca o transparente.  Los huevos de piojo eclosionan entre una y dos semanas después de la puesta. Los piojos adultos tienen un color grisaceo y canela, una mezcla. A la primera o segunda semana de la eclosión de los huevos, suelen hacerse piojos adultos.

Cuando la persona se rasca la cabeza porque le pica es debido a que en ese momento los piojos le están mordiendo el cuero cabelludo. A veces, los niños tardan varias semanas en empezar a rascarse. A algunos niños la piel del cuero cabelludo se les irrita. Llame al pediatra de su hijo si este se rasca constantemente la cabeza o se queja de picores en el cuero cabelludo que no remiten.

 

 

Imagen: destylou

 

Dejar una respuesta