Los niños en otoño necesitan de un aporte extra de energía y defensas para las incipientes bajas temperaturas. Durante esta estación podemos utilizar productos de temporada estupendos para que nuestros hijos estén más fuertes y tengan aún más energías para su dura jornada colegial.

Niños en otoño: Los alimentos propios de cada estación

niños en otoño
Fuente: /joannefaulkner

¿Conoces los alimentos que nos ofrece el otoño? Durante esta estación debemos buscar una alimentación que aporte nutrientes para reforzar la salud de los niños y también para protegerlos contra resfriados, catarros, gripes… A continuación, dejo algunas frutas, verduras, hortalizas y legumbres ideales para temporadas de frío.

Las frutas de temporada ¡Riquísimas!

niños en otoño
Fuente: /magic4walls

Tanto en otoño como en invierno debemos aportarles productos que tengan un alto contenido en vitamina C. Durante esta temporada veremos mucho frutas protagonistas, como: chirimoyas, naranjas, mandarinas, uvas, granada y cítricos riquísimos. 

Una de las mejores frutas es la uva que podemos comer de muchas maneras. Con ella estaremos aportando una gran cantidad de hierro y además ejerce de antioxidante. 

Otras estupendas frutas de otoño son los pomelos, aguacates, las manzanas, naranjas y mandarinas. También se dejan ver como excelentes acompañantes las castañas, las nueces y otros frutos secos de esta temporada. Pero como con muchas cosas hemos de tomar ciertas precauciones con los niños y los frutos secos. Si aún estás embarazada es muy interesante saber las precauciones para las embarazadas en otoño.

¡Cuidado con los frutos secos!

niños en otoño
Fuente: /naturalpathways

Por mucho que nos encanten a los adultos hay que tener cuidado con los niños. El otoño es la época de los frutos secos y en ella podremos deleitarnos con pasteles y otros platos que contengan castañas, cacahuetes, nueces, almendras

Los frutos secos aportan una gran cantidad de energía y son ricas en proteínas, minerales y vitaminas. Esta fuente abundante de fibra ayuda a prevenir también ciertos trastornos gastrointestinales.

Por otro lado, los frutos secos pueden convertirse en algo peligroso cuando los niños son alérgicos y no lo sabemos. Sobretodo son más peligrosos en niños de menos de 5 años. Recordemos que aún no deberían comer frutos secos pues pueden asfixiase, al tragarlos sin masticar.

A partir de los 5 años de edad pueden comer frutos secos, a no ser que sean alérgicos a algunos de ellos. A esta edad ya tienen sus muelas preparadas para triturar los frutos. Pero lo mejor es prepararlos triturados en otras comidas como papillas, cereales

Niños en otoño: Verduras otoñales

niños en otoño
Fuente: /expopportunity

Las verduras están requete buenas, son deliciosas deliciosas y están llenas de vitaminas. Al igual que la fruta deben estar presentes en la alimentación de nuestros hijos. 

Esta temporada de otoño los protagonistas son las setas de todos los colores, la alcachofa, las calabazas, calabacines, la coliflor, las coles de bruselas, lechugas, cebollas, los repollos, zanahorias, lombarda, puerros y mucho más. Realmente podemos encontrar de todo, sobretodo si vamos a un mercado. La compra será mucho más económica y nos llevaremos a casa una gran variedad de productos.

Todos estos productos tienen una enorme variedad de preparación, así que será relativamente sencillo introducirlos en la alimentación de nuestros hijos. Los productos ricos en proteínas y de alto nivel energético, serán bienvenidos. Al igual que la vitamina B, el hierro, el yodo y muchos otros minerales.

¿Cómo le gusta comer a tu hijo las verduras? ¿Tienes problemas para introducirlas en su dieta? Piensa en hacerlas de manera diferente como revueltas con huevo, salteadas con un poco de ajo, cocidas, a la plancha, hervidas o bien acompañadas de guarniciones como un poco de pasta, arroz, carne o pescado.

Muchos vegetales contienen pocas calorías y sin embargo aportan muchísimas vitaminas beneficiosas para los niños y adultos. Las berenjenas, por ejemplo, tienen un bajo contenido en calorías y se pueden preparar de muchas maneras. Guisadas y rellenas al horno, son mis favoritas, pero también se pueden consumir fritas como las patatas o asadas o en cremas.

¿Tu hijo odia las coliflores? No le culpo, todos en algún momento lo hemos hecho… pero son bastante buenas. La coliflor tienen un alto contenido en vitamina C y además ácido cítrico. Al igual que las coles de bruselas son bastante buenas para consumirlas de diversas formas y además contribuyen al buen funcionamiento del sistema inmunológico para los niños.

Como he comentado anteriormente, las verduras son muy fáciles de preparar. Podemos escoger de entre una amplia variedad de verduras de estación y hacer con ellas suculentos platos, tanto para niños como para adultos.

Los más pequeños pueden rechazarlas al principio, pero ahí estamos los padres y madres, en búsqueda de una forma de hacerlas que les guste. Recuerda que los niños prefieren sabores suaves y una cantidad pequeña en el plato; no podemos exigirles que se coman la cantidad de un adulto.

Hay muy buenas ideas para que los niños disfruten de las verduras, así que prueba a hacerlas de maneras diferentes y comprobarás que las comerán sin problemas. También la presentación del plato cuenta mucho pues a veces hemos de buscar colores llamativos, cucharitas y tenedores muy lindos… para llamar la atención sobre el plato.

Niños en otoño: Legumbres

niños en otoño
Fuente: italiansdownunder

Las legumbres son estupendas tanto en otoño como en invierno y contribuyen a darle al cuerpo una serie de proteínas para estar con energías y fuertes, todo el día. Algunas de las legumbres protagonistas de estos meses son las deliciosas lentejas, los garbanzos o las judías. Las lentejas… ¡son mis favoritas!

Prepara unos deliciosos platos con estas recetas de manera que queden suaves y no sean demasiado duras para el niño. Recuerda que si les añadimos demasiada grasas con chorizo, morcilla, tocino… puede que les resulte fuerte.

Hay una gran variedad de manera de hacer legumbres unas con más grasas que otras, esto dependerá del grado de tolerancia del menor. Pero recordemos que nunca debemos ofrecerle más cantidad de la comida que pueden comer, pues son niños y (a no ser que lo diga un médico) ellos saben cuando parar de comer.

En invierno hemos de encontrar una dieta o un menú equilibrado donde reciban todos los aportes de vitaminas y nutrientes necesarios. Pero además no viene nada mal añadir aportes extras de hierro, ácido fólico y otros, para contrarrestar el frío y las bajadas de temperatura, así como los resfriados, gripes y demás.

Hasta aquí el post de la alimentación de los niños en otoño, pero si te has quedado con ganas de aprender otras cosas como la mejor alimentación para bebés desde que nacen hasta los 4 meses o bien de cómo organizar una fiesta de cumpleaños para niños de 2 años, echa un vistazo a los links.

¿Qué te ha parecido este post sobre los niños en otoño? ¿Podrías añadir otros alimentos que sueles comer en otoño o invierno?

1 comentario

Dejar una respuesta