Si estás embarazada y quieres organizar una baby shower para celebrar que tu bebé está a punto de nacer, aquí tienes todos los detalles para que sea una fiesta perfecta.

Organizar un baby shower
Fuente: Hey Paul Studios

Organizar una baby shower es una excelente manera de celebrar la llegada de un bebé, y por norma general se hace antes de que eso suceda. Su objetivo, además de compartir la alegría con familiares y amigos, es que los futuros papás puedan reunir muchas de las cosas que necesitarán cuando llegue el bebé.

Es otra de las muchas celebraciones con origen en tierras norteamericanas y latinas que hemos comenzado a hacer nuestras, y normalmente es una persona cercana a la futura mamá la que se encarga de su organización. No la organiza directamente la madre porque ya está en la recta final del embarazo y lo mejor es que descanse. Lo importante es que los padres estén a gusto con la persona encargada de su organización.

¿Cuándo hay que organizarla?

Como se suele organizar para que los papás “recauden” cosas para su bebé, lo más habitual es que se celebre antes del nacimiento, no importa en qué momento del embarazo, aunque siempre es más divertido en las últimas semanas. Está claro que tiene más gracia si cuando se celebre la mamá ya tiene una gran barriga.

Organizar un baby shower
Fuente: Personal Creations

Antes de elegir la fecha es importante saber que las personas más allegadas podrán acudir, especialmente si el círculo de familia y amigos es amplio. Es imprescindible que puedan estar presentes los abuelos y tíos del futuro bebé, el resto de invitados son importantes pero no tanto como para cambiar una fecha.

¿A quién se invita?

Hay que hacer una lista con las personas que los padres quieren invitar, y si la hace una persona que no sean ellos, permitir que la revisen por si falta alguien o prefieren que alguno de los apuntados no acuda. Es importante tener en cuenta si va a haber niños para poder preparar algo de entretenimiento para ellos y no se aburran.

A cada persona se le enviará una invitación, salvo en el caso de las parejas que con que se envíe una es suficiente. Puedes comprarlas ya hechas, descargarlas de internet o bien hacer tu propio diseño para que sea mucho más personalizado y original. Deben incluir de qué se celebra, cuándo y dónde. Incluye las instrucciones para que los invitados confirmen su asistencia.

Lo ideal es que las invitaciones incluyan también la información de si los padres tienen una lista de regalos o alguna preferencia sobre lo que quieren recibir. Este dato es prescindible, ya que se puede dar esa información cuando el invitado confirme su presencia. Deben enviarse 3-4 semanas antes de la celebración.

¿Cómo se decora una baby shower?

Lo más habitual para su decoración es elegir un elemento que se convierta en el gran protagonista de la decoración, como ositos, cigüeñas, estrellas, cunas o algún personaje infantil, por ejemplo. Hay quienes apuestan por utilizar azul o rosa como colores en función del sexo, pero también se pueden utilizar amarillo, naranja o verde, más neutros e igualmente bonitos.

Organizar un baby shower
Fuente: Personal Creations

Pueden ser también fiestas temáticas que se centren en un elemento que los padres necesiten para su bebé, como por ejemplo los pañales. En este caso, se pide a los invitados que únicamente lleven como regalo pañales, lo que sin duda supone un gran alivio económicos para los primeros meses.

¿Qué se sirve de beber y comer?

Organizar un baby shower
Fuente: Lauren Miller

Esto varía mucho en función del horario en el que sea la fiesta y la confianza que haya con los invitados. Por ejemplo, se puede preparar un catering muy completo con todo tipo de tapas y picoteos, o bien pedir a cada invitado que lleve algo de comer o beber para entre todos hacer un buen banquete.

¿Se organizan juegos?

¡Por supuesto! Lo más divertido de este tipo de fiestas es organizar juegos y actividades de carácter infantil para que todos los invitados disfruten, tengan la edad que tengan. Son muy habituales los juegos de adivinanzas con la mamá y el bebé como protagonistas, animando a los invitados, por ejemplo, a adivinar cuánto mide la circunferencia de la barriga o poner varias papillas y saber de qué son.

También se pueden organizar concursos de baile o canto, o bien algún juego de una videoconsola que permita que jueguen varios durante horas sin que haya lugar para el aburrimiento. En el caso de organizar concursos, es importante tener un pequeño premio para los ganadores.

¡Apertura de regalos!

No cabe duda de que uno de los grandes momentos de una baby shower es cuando se abren los regalos, tiene que haber diversión, emotividad… Lo ideal es que cada regalo vaya acompañado de una nota o carta de felicitación para los futuros papás. Es habitual también que, en los días siguientes a la fiesta, los padres envíen notas de agradecimiento a todos los que acudieron.

Organizar una baby shower es muy divertido y te permitirá disfrutar de tu círculo de amigos, lo que es posible que no puedas hacer en un tiempo cuando nazca el bebé. ¿Y tú? ¿Ya has organizado alguna? ¿Estás embarazada y vas a organizarla?

3 Comentarios

Dejar una respuesta