mujer

La mujer embarazada puede presentar diversos problemas del sueño. Una de las razones para los problemas del sueño son los cambios hormonales. Por ejemplo, el aumento del nivel de progesterona es responsable por la excesiva somnolencia durante el día, especialmente durante el primer trimestre. La progesterona también tiene un efecto inhibidor en los músculos lisos, condición que es parcialmente responsable de los viajes frecuentes al baño durante la noche.

El síndrome de apnea del sueño es el más frecuente de los trastornos respiratorios que se producen durante el sueño. Este trastorno del sueño se debe a episodios repetidos de obstrucción o colapso de la vía aérea superior que tiene lugar mientras la persona afectada duerme, debido a que la vía respiratoria se estrecha, se bloquea o se vuelve flexible. La alteración en el sueño modifica el ritmo respiratorio y en consecuencia hay alteraciones que se traducen en baja oxigenación, la cual impacta no sólo a la gestante sino al bebé y se asocia a partos prematuros y bajo peso al nacer.

Como podéis comprobar, padecer dicha enfermedad en el embarazo conlleva mucho riesgo para el feto, además de para la mamá. Las posibilidades de que una mujer embarazada padezca apnea del sueño se incrementan debido a factores como sobrepeso y obesidad, diabetes e hipertensión arterial. La apnea predispone a quienes la padecen a sufrir infartos, embolias y otros eventos cerebrovasculares, alteraciones metabólicas y a accidentes. Por ello, es importante prevenir esta enfermedad, dentro de nuestras posibilidades, por ejemplo, evitando la obesidad.

 

Dejar una respuesta