Si quieres que tu hijo coma fruta, nada mejor que presentar ésta de manera atractiva. La fruta es algo saludable, son productos que hemos de darle a nuestros hijos todos los días. Recuerda que contienen mucha cantidad de vitaminas. Estas vitaminas son diferentes en cada una de las frutas, por ello servirán para cosas distintas.

La vitamina C es buenísima para evitar resfriados, la contienen cítricos como la naranja. Recuerda la importancia de introducir la fruta dentro de la alimentación de tu hijo. Si no le gusta nada, siempre puedes intentar realizar algún que otro plato especial.. así se lo meteremos por los ojos.

Además es bueno presentarle los productos, que sepan para que valen y que experimenten con sabores nuevos. En esta ocasión vemos un delicioso plato, con diferentes frutas. Entre ellas vemos el plátano, el kiwi y las mandarinas. Es tan fácil de hacer como escoger un plato bonito, esta vez es color blanco, pero puedes escoger una tonalidad más llamativa.

palmera

Luego pela una mandarina o varias y desgájala. Elimina las briznas blancas, si tus hijos son pequeños y luego ubícalas de forma que parezca el terreno donde están las palmeras. Después de esto coge dos plátanos. Elimina la cáscara y luego haz rodajas con ellos, procura hacer rodajas primero uno, colocarlo y luego el otro y colocarlo. De esta forma estaremos conservando la forma del plátano, que ayuda a que la palmera parezca más simpática.

Una vez que hayas decorado con las rodajas de plátano, acaba coronándola con algunas hojas de esta especie. Para ello puedes utilizar el kiwi, así que quita la piel del mismo y haz gajos con ella. Luego coloca las rodajas o los gajos como si fueran las hojas de las palmeras. Una cosa que os digo, mientras más blando esté el kiwi más dulce será, así que prueba con el que más le pueda gustar a tu hijo.

foto: kidspot

Dejar una respuesta