A muchas abuelas, que las madres de hoy se planteen descartar los pañales desechables para volver a los de tela, les debe parecer un debate ridículo. Sin embargo, así son las cosas, aunque parezca mentira. Con el propósito de ser más responsables en el consumo, más ecológicos y más respetuosos con el medio ambiente, algunos padres optan en pleno siglo XXI por la opción aparentemente más incómoda. ¿Y tú, te decantas por los pañales de tela o los desechables?

El debate sobre qué sistema es mejor, puede parecer del pasado, pero no es así. La respuesta dependerá de cómo nos planteemos la pregunta. ¿Mejor para qué? ¿Mejor para quién?

Muchos padres se plantean actualmente qué hacer valorando para tomar la decisión no solo argumentos de carácter económico o práctico, sino también ecológico.

Los pañales de tela son más económicos que los desechables, pues son reutilizables y por lo tanto no necesitas comprar tantos. Por otra parte, también es cierto que el proceso de producción de los pañales desechables es más contaminante.

Sin embargo, no todo es oro lo que reluce respecto a los pañales de tela. Aunque los de tela también son efectivos para retener los deshechos de tu bebé, los pañales desechables son más absorbentes y mantienen a tu bebé seco por más tiempo, ayudando a prevenir el “salpullido del pañal” que es una irritación o erupción en la piel de tu bebé. Además, los pañales desechables son más prácticos, especialmente para los padres que trabajan y no tienen tanto tiempo para lavar pañales de tela.

pañal
Pixabay

¿Has dedicado tiempo a pensar sobre esto? ¿Cómo te planteas tú este asunto?

Nuestro consejo es que enfoques el tema también con un sentido práctico. Con la llegada de un bebé el trabajo en casa se multiplica y todo lo que ayude a simplificar las tareas domésticas os beneficiará a ti a tu pareja, que estaréis más descansados. Algo de lo que también se beneficiará vuestro bebé.

banner letsfamily

Dejar una respuesta