Pasos para mejorar la crianza de los niños en casa

Mejorar la crianza de los niños

Mejorar la crianza de los niños es un camino largo y complicado pero, al mismo tiempo, muy satisfactorio. A continuación dejamos algunos consejos para conseguirlo.

Mejorar la crianza de los niños

Mejorar la crianza de los niños

Ser consciente de sus limitaciones como padre

No existen los padres perfectos por lo que, al igual que el resto, es importante ser conscientes de las fortalezas y debilidades que tengamos. Sabiendo las debilidades con las que contamos será más sencillo intentar trabajar en ellas para transformarlas.

Para lograrlo es importante ser realistas con nosotros mismos y también aprender a ser indulgentes con nosotros mismos. Intenta criar a los más pequeños concentrándote en las áreas que necesitan mayor atención, en vez de hacerlo todo a la vez.

Si te sientes agotado intenta buscar un poco de tiempo para ti mismo, delegando alguna tarea, dentro de lo que se pueda. Es importante también centrarte en tus necesidades para que la labor como padre o madre no te sobrepase.

Demuestra un amor incondicional

Para mejorar la crianza de los niños, debes mostrar un amor incondicional. Esto se traduce en la forma en la que expresas la educación de los mismos. Piensa que los niños reciben las cosas de una forma, por lo que es importante no debilitar su autoestima o provocar algún tipo de resentimiento.

Cuando tengas que imponerte, de alguna manera, intenta que esta orientación correctiva signifique echar las culpas, hacer críticas poco constructiva o, por ejemplo, buscar defectos. Por el contrario, intenta hacer un esfuerzo por educar más y mejor.

Mejorar la crianza de los niños

Mejorar la crianza de los niños

Ser flexible adaptando tu estilo de crianza

Debes forjarte unas expectativas creíbles y realistas. Los padres, en muchas ocasiones, cuando los niños alcanzan una edad, piensan que ya deben hacer una cosa u otra. Algunas de estas cosas son aprender a caminar, a hablar, a comer solo, a utilizar el orinal.

Pero lejos de la realidad, los niños son muy diferentes unos de otros. Cada uno de ellos tiene su propio ritmo y esto no tiene por que significar nada. Generalmente los niños alcanzan ciertos objetivos a una edad, pero esto es algo elástico. Puede que sea un poco antes o un poco después.

Por otro lado, el NO es algo que no podemos decirlo constantemente. Los niños se frustran con esta palabra repetida. Si notas que le dices demasiadas veces NO, por ejemplo porque vayan a coger algo que no se puede, piensa si es porque el entorno no está adecuado para ellos. Quizás debas organizar las cosas mejor para que el niño pueda jugar algo más libremente.

Ten en cuenta que a medida que el pequeño vaya creciendo y se vaya desarrollando, el método de crianza debe cambiar con él. No puedes seguir con el mismo durante años porque llegará un momento que ya no sirva.

Hacer de la comunicación una prioridad

Esto es importantísimo, no solo para la crianza de los niños, sino para todos los hábitos de nuestra vida. Una buena comunicación debe ser una prioridad.

En este caso, los niños quieren y merecen explicaciones al igual que las deseamos los adultos. Por ello es bueno dedicarles tiempo para explicar y hablar con ellos. De esta manera los más pequeños empezarán a razonar junto con sus padres, a entender y a aprender.

A la hora de conversar con los niños podemos preguntarles y dejar que nos pregunten. Se puede hablar de cualquier tema siempre vigilando su edad y nuestro lenguaje.

Además, en las conversaciones hay que abordar los problemas, si los hubiera, de forma sabia. Hay que describirlos, expresar los sentimientos que nos levanta y hablar con los niños para buscar juntos una solución. Se pueden hacer sugerencias, ofrecer alternativas y también hablar de las consecuencias de las decisiones tomadas.

Sea un buen modelo a seguir

Los niños tienen a sus padres como modelos, por ello debemos ofrecerles un buen modelo a seguir. Los más pequeños aprenden por imitación, así que es importante vigilar como nos comportamos delante de ellos. Nuestras decisiones, acciones, la forma en la que hablamos o como nos comportamos, todo ello será imitado por los más pequeños de la casa.

Piensa en lo que quieres que a tu hijo se le pegue de ti y crea buenas costumbres. Sirve de ejemplo de aquellas cualidades que te gustaría que a tus hijos se le quedaran como la sinceridad, los buenos modales, el respeto… etc.

Mejorar la crianza de los niños

Mejorar la crianza de los niños

Busca tiempo para estar con los niños

Sabemos que es complicado buscar tiempo de calidad con los más pequeños. El cansancio, el estrés y las largas horas de trabajo, lo hacen más complicado. Pero es necesario intentar buscar ese hueco para reconectar con la familia.

Una idea es intentar comer todos juntos en la misma mesa, ir de excursión un fin de semana o buscar una noche de juegos a la semana. A los niños les encanta que sus padres pasen tiempo con ellos. Así que es bueno buscar aunque sea unos minutos.

Una gran idea puede ser desayunar al mismo tiempo que ellos. Intenta poner el desayuno todo a la vez y pasar unos minutos juntos.

No pasar tiempo con los niños a veces repercute en que estos se portan mal o de forma llamativa para llamar la atención de sus padres. Programar cierto tiempo con los más pequeños es algo gratificante así que intenta buscar una forma de hacerlo.

Establecer límites y ser coherentes

Los límites son algo indiscutible para mejorar la crianza de los niños. En todas las casas es necesaria y conveniente. Estas ayudan a que los más pequeños se comporten y aprendan a autocontrolarse.

En muchas ocasiones pueden poner a prueba, de mil y una formas, estos límites. Así pues es importante ser coherentes y consecuentes con ellas, para no cambiarlas. No cambies una norma o los límites ya impuestos.

Poner normas y límites ayuda a que los niños se autocontrolen y a que entiendan sus expectativas. Algunos de estos límites pueden ser no comer en casa, no insultar, hacer las tareas de clase antes de jugar, etc. Estas cosas no las podemos dejar pasar por alto, cuando ellos quieran. Debemos y deben respetarlas puesto que son para mejorar la crianza.

Para disciplinar bien a los niños, cuando se salten una norma hay que imponerles un castigo o una pérdida de privilegios. Es muy importante tomar medidas en el momento y no ignorar un mal comportamiento.

Mejorar la crianza de los niños

Mejorar la crianza de los niños

Reconozca las buenas acciones

Al igual que es importante imponer límites e intentar velar porque se cumplan, también es esencial reconocer las buenas acciones de los niños.

Debemos tomar un enfoque más positivo en la crianza de los niños y reconocer cuando las cosas las hacen bien. Felicítale cuando haga algo sin que se lo hayas pedido o cuando sea la primera vez que lo hace de manera correcta. Al igual que es importante decirles cuando algo lo han hecho mal y darles una explicación, también lo es cuando hacen algo bien.

Estimular su autoestima

Es importante estimular, de forma positiva, la autoestima de los niños desde una edad temprana. Piensa que ellos empiezan a desarrollar su sentido del yo desde muy pequeños. Los niños observan a sus padres y los escuchan. Miran su lenguaje corporal, el tono de voz, las expresiones de su cara. Todo lo interiorizan.

Las palabras y las acciones como padres, tienen un enorme impacto en los niños. Por ello, el elogio de sus logros, aunque sean pequeños, hará que los niños se sientan orgullosos. Esto no significa que a cada cosa que hagan debe ser elogiados, porque tampoco sería bueno.

Deje que los más pequeños hagan cosas por sí mismo, de esta manera se sentirán más fuertes. Evita criticarlos constantemente o compararlo con otro de sus hermanos, primos o amigos. Elije las mejores palabras para dirigirte a tu hijo.

¿Te ha sido de utilidad este post para mejorar la crianza de los niños en casa? ¿Buscas nombres de flores y su significado para bebé niña? ¿Necesitas consejos prácticos sobre la introducción de alimentos para bebes?

Ir arriba