– Una vez que el biberón está preparado y a su adecuada temperatura, deberá tomarlo el bebé inmediatamente y, si no lo terminase, lo que sobre debe ser desechado.

– El biberón debe mantener una inclinación correcta, de modo que la tetina esté siempre llena de leche para evitar la ingestión de aire.

– Para comprobar si el agujero de la tetina es el adecuado, hay que poner el biberón boca abajo y observar cómo sale un chorro de leche seguido de un goteo constante.

Biberones Nuk

En este apartado merecen una atención especial los biberones NUK. Esta empresa reprodujo en sus tetinas y complementos Nuk, la forma natural de dar el pecho hace ya más de cinco décadas. Es algo que ya han probado y garantizado millones de niños que se han convertido en adultos con bocas sanas.

Y es que la forma anatómica de las tetinas, simula el pezón de la madre durante la lactancia. Así se puede garantizar el correcto desarrollo de la mandíbula y la óptima formación del paladar.

Además, Nuk incorpora un método, el Nuk Air System. Este diseño minimiza los molestos cólicos del bebé originados por la incómoda ingestión de aire. Su uso está indicado en los biberones classic y de boca ancha. Además, está disponible en silicona y látex.

Dejar una respuesta