embarazo

Durante el embarazo no se recomienda comer carne cruda por una sencilla razón, podemos contagiarnos con una enfermedad llamada toxoplasmosis. Una de las cosas que muchas mujeres llevan mal durante el embarazo es no poder tomar algunos alimentos como el jamón serrano u otros embutidos durante la gestación para evitar el contagio de la toxoplasmosis. Esta es una enfermedad producida por un parásito llamado toxoplasma gondii que se encuentra parasitando la carne de muchos animales, entre ellos el cerdo.

Mientras estás embarazada lo mejor es evitar todo tipo de carne cruda o poco hecha. Sobre la carne poco hecha, también debemos tener cuidado, por ejemplo con la carne del pollo ya que puede contener la bacteria de la salmonela o el parásito de la toxoplasmosis. La intoxicación que produce la salmonela es extremadamente desagradable. Se manifiesta a través de fuertes vómitos, diarrea, fiebres muy altas y deshidratación. Se suele tratar con antibióticos y es muy importante reponer los líquidos que pierde el cuerpo. A veces es necesario ingresar en un hospital. Al estar embarazada, tu sistema inmunológico no funciona tan bien como es habitual y eso te hace más susceptible a los gérmenes que causan las intoxicaciones alimenticias. Además, estando embarazada, los efectos pueden ser peores.

Sobre la toxoplasmosis, si se adquiere estando embarazada puede transmitirse al feto y producirle problemas muy graves. También debemos tener especial cuidado con la fruta y la verdura. Por ello, debemos lavarlas bien e intentar cuidar mucho la higiene en la alimentación.

Dejar una respuesta