Los especialistas explican el gran aumento del sobrepeso infantil que se ha producido en los últimos años por la unión de dos factores: la alimentación inadecuada y la falta de ejercicio físico. Te damos algunas pautas para que tu hijo lleve una dieta equilibrada y coma sano, dos claves para evitar que se convierta en un niño gordito.

  • No usar la comida como premio o castigo: «Si te portas bien, te daré helado de postre». Podrá tomar este alimento de vez en cuando, no hay que prohibirle tomar ningún alimento, y sobre todo con moderación.
  • De beber, darle solo agua, nunca refrescos ni zumos que llevan una cantidad exagerada de azúcar.
  • Evitar las chucherías y los aperitivos, que tienen muchas calorías y poco o ningún valor nutritivo.
  • También hay que evitar los postres comerciales: flan, pastel, lácteos… El postre ideal es la fruta.
  • No abusar de fritos, salsas, hamburguesas, que tienen un alto valor calórico.
  • Recordar que los alimentos light o sin azúcar también pueden tener bastantes calorías.
  • Reducir o evitar el consumo de azúcar y de sal. Es mejor darle yogur natural con 5 g de azúcar que yogur azucarado, de frutas o de sabores, que llevan 10 g de azúcar.
  • Seguir dándole el pecho, si todavía lo toma.
  • Procurar que haga ejercicio todos los días al aire libre. Se recomienda salir al parque a pasear, jugar en los columpios, etc…

Dejar una respuesta