Saber cómo actuar es esencial para resolver una situación de riesgo vital, sobre todo cuando se trata de un niño o un bebé. Mantener la serenidad ante un accidente resulta esencial, y, para ello, es fundamental conocer el funcionamiento de las técnicas de Primeros Auxilios.

QUÉ HACER FRENTE A DIFERENTES ACCIDENTES:

Intoxicación: Es esencial conocer: Cuál es el tóxico, la cantidad ingerida y cuándo lo ingirió.
• NO debemos provocar el vómito en el niño
• No dejar medicamentos o cualquier tipo de productos tóxicos al alcance de los niños.

Quemaduras: Detener el agente traumático, apagar el fuego tapándolo con una manta (que no sea inflamable) para que no consuma oxígeno. Si no tenemos nada con que tapar, hacer rodar al niño por el suelo. Si es por electrocución, no tocar al niño y separarlo con un objeto de madera o plástico. Cómo medidas de precaución:
• NO romper las ampollas de una quemadura.
• En quemaduras por electricidad (eléctricas), NUNCA poner nada sobre la piel.
• En grandes quemaduras, NO quitarle la ropa al bebé.

Picaduras o mordeduras: existen diferentes tipos por ejemplo:
• Medusas o insectos: poner hielo, extraer el aguijón (no con pinzas), lavar con agua y jabón y cubrir con gasa fría.
• Serpiente: mantener quieto al niño con la zona de la picadura por debajo del corazón y acudir al hospital.
• Mordeduras de animal: llevar al niño al hospital para desinfección  (con historial de vacunación). Recuerda que la mordedura humana es la más infecciosa y debe tratarse incluso con mayor precaución y vigilancia que la de un animal. En caso de alergia, ir urgentemente al hospital.

1 comentario

Dejar una respuesta