sueño

Descansar puede resultar cada vez más difícil, a medida que va creciendo el abdomen. Sobre todo se empieza a notar a partir de las 24 semanas. En esta fecha, el abdomen de la mujer embarazada comienza a ser más prominente. Además, el bebé aprovecha el descanso de la madre para comenzar a dar patadas y volteretas, que poco a poco van molestando cada vez más.

He aquí algunos consejos para dormir mejor:

-Si no se encuentra cómoda de ninguna manera, pruebe a echarse de costado con una almohada entre las rodillas para apoyar la zona lumbar. Cruce la pierna superior por encima de la inferior para mayor estabilidad. O cómprese un almohadón adaptable al cuerpo. Algunas mujeres encuentran alivio recostándose sobre almohadones.

-Si se despierta con frecuencia por la necesidad de orinar, puede ser de ayuda limitar la cantidad de líquidos que toma justo antes de irse a la cama. Sin embargo no reduzca la ingesta total de líquidos durante el día ya que es importante mantenerse hidratada durante todo el embarazo.

Reduzca la cafeína. Esto solo le ocasionará más insomnio.

Haga ejercicio moderado cada día. Caminar al menos media hora al día y realizar la tabla de ejercicios propuesta por nuestra matrona, nos ayudará a dormir mejor. Y si acompañamos estos ejercicios con un poco de natación en una piscina climatizada, el sueño nocturno estará asegurado.

-Realice la ducha diaria justo antes de ir a la cama, incluyendo el masaje del abdomen con una buena crema hidratante antiestrías. Y hablando de masaje, ¿por qué no pedirle a nuestra pareja que nos dé un masaje relajante en la espalda?

-Tómese un vaso de leche caliente justo antes de irse a dormir.

Con todos estos consejos aseguraremos el descanso nocturno día a día.

 

Imagen: nosotras magazine

Dejar una respuesta