Las primeras horas en la vida del bebé son fundamentales para conocer su estado de salud general, por lo que se le hacen unas cuantas pruebas que permitan saber si todo está bien.

Pruebas médicas a recién nacidos
Fuente: sopasnor

Cuando un bebé nace, lo primero que se hace es comprobar que respira correctamente, se pesa y se mide. Los recién nacidos son muy débiles y es necesario llevar a cabo un completo procedimiento para ver si todo está bien. Inmediatamente después se pone en brazos de la madre para que no pierda su calor corporal, y puede quedarse ahí todo el tiempo que los médicos consideren oportuno. También la madre puede decidir que se lo lleven al nido, yo en mi caso lo pedí a la media hora, ya que de tanta epidural estaba sin fuerzas y tenía miedo de que se me cayera.

Cuando se lo llevan al nido comienzan a hacerle varias pruebas para saber que todo está correcto y no tiene ningún problema, al menos no de los más importantes, que son los que se detectan en sus primeras horas. Vamos a ver con detalle todas las pruebas que se hacen a los bebés nada más nacer.

¡Cachete en el culo!

Lo típico que siempre hemos visto en las películas, un cachete en el culo para que llore y comprobar que respira. Se hace únicamente si no llora nada más nacer, que es lo más habitual. En los últimos años se ha ido cambiando la palmada en el culo por un masaje de estimulación en los pies, igualmente efectivo.

Test de Apgar

Es una de las pruebas más importantes que le van a hacer al bebé en sus primeros días de vida, tanto que se la hacen en el propio paritorio, antes de ir al nido. A los pocos minutos de nacer ya pasa por este examen, con el cual se puede valorar si tiene problemas respiratorios o cardíacos. La puntuación va de 1 a 10, siendo lo más habitual entre 7 y 9, señal de que todo está perfecto. En el caso de tener puntuación inferior a 6, necesitará vigilancia especial y, en las puntuaciones más bajas, hasta reanimación.

Mano de recién nacido
Fuente: Raúl Hernández

Malformaciones

Después del test de Apgar, toca examinar su cuerpecito para ver si tiene alguna malformación. Contarle los dedos de pies y manos, revisar las orejas y genitales… si todo está bien, se lo llevarán para hacerle la cura en el ombligo y determinar su grupo sanguíneo, medida, peso y reflejos. Después de esto ya le ponen su primera vacuna, que es la de la hepatitis B.

Segundo examen

Después de unas horas, cuando el bebé ya está en la habitación con su madre, ha comido y se empieza a aclimatar a su nuevo entorno, se lo llevan nuevamente para hacerle otro examen. En este caso, será más exhaustivo para poder comprobar que sus órganos están bien formados y que su tono muscular es el correcto. Estas pruebas se las vuelven a hacer antes de que se vaya para casa.

Primeras imágenes del mundo
Fuente: Francisco Abato

Prueba del talón

Un par de días después de estar en casa, entre los días 7 y 10 de vida, se le hace la prueba del talón. Tiene como finalidad detectar alteraciones cerebrales o enfermedades metabólicas congénitas. Es una prueba muy rápida y sencilla que el bebé apenas nota, ya que es un pinchacito en el talón para tomarle una muestra de sangre. Cuando se la hice a mi niña, me mandaron los resultados a casa a las pocas semanas porque todo estaba bien. Cuando se detecta algún problema te llaman inmediatamente para hacerle más pruebas.

Primeras revisiones

Cada caso es diferente, pero normalmente la pediatra le hace un par de revisiones el primer mes, para conocer al bebé, ver su historial y orientarte un poquito sobre sus cuidados y lo que tienes que hacer en caso de que notes algo raro. La primera revisión completa se hace cuando cumple el mes, para valorar su crecimiento, saber qué tal come, si hace bien las caquitas y si tiene alguna rutina que se salga de lo normal.

¿Y si se detecta algún problema?

A partir de aquí, cada bebé es diferente y sus pruebas y revisiones irán en función de su caso personal. Al ser tan pequeñitos los vigilan muchísimo, y lo mínimo que tenga ya te mandan al hospital para que lo examinen con todo detalle. En el caso de mi niña, tuve que hacerle muchas pruebas en los primeros dos meses ya que nació con un problema en los riñones, una enfermedad que se llama hidronefrosis y que parece que es muy habitual últimamente.

Bebé hospitalizado de recién nacido
Fuente: Daniel Lobo

Sé que es fácil decirlo, pero es muy importante que ante cualquier resultado negativo mantengas la calma con tu bebe recién nacido. Yo soy súper histérica con esas cosas, pero de nada vale que nos pongamos así ya que los bebés lo notan y se les puede generar estrés. Si algo no va bien, habla con especialistas, habla con tu pareja y con tu familia, busca personas con las que compartir tus preocupaciones y que puedan contarte sus experiencias. Te garantizo que eso ayuda, ¡y mucho!

Dejar una respuesta