Hay muchos niños de madre española y padre extranjero, o a la inversa, que a su vez, van a un colegio bilingüe, en el que tienen todas las materias en inglés y en castellano. La experiencia muestra que los niños trilingües y cuatrilingües se desarrollan bien.

Y es correcto que tanto mamá y papá le hablen en su propio idioma, tratando de no mezclarlos, porque tener cada idioma netamente asociado con una persona o situación lo ayudará a aprenderlos de forma diferenciada y sin mezcla.

Como la situación real en esos casos, es trilingüe, es importante que al cambiar de idioma se destaque que son lenguas diferentes diciendo: «Ahora hablamos en español», «ahora hablamos en alemán», ahora hablamos en inglés, etcétera.

Normalmente, al principio, el niño progresará en cada lengua más lentamente que los que tienen un sólo idioma. No hay que preocuparse, porque su aprendizaje se equiparará al resto de sus compañeros.

Dejar una respuesta