bebe

Nadar es un deporte recomendable para todas las edades y en cualquier época del año gracias a las piscinas climatizadas. La natación es muy recomendable durante el embarazo y, también una vez ha nacido el bebé por sus grandes beneficios para el organismo.  Lo que llamamos natación para bebés poco tiene que ver con el nadar ya que este planteamiento no se podrá lograr hasta los 4 ó 5 años. Antes de esta edad los niños son demasiado pequeños para desarrollar autonomía en el agua y adquirir los movimientos de la natación. Sin embargo, se lo pasan muy bien dentro de ella.

Los recién nacidos están perfectamente dotados de una variedad de reflejos que hacen posible el progresivo desarrollo de una conducta adaptada al medio en que se desenvuelvan en el agua. El objetivo más importante de la “natación” en los primeros años de vida se centra en reforzar el vínculo de amor y confianza entre la madre y el bebé, ya que ésto fortalece la relación entre ellos y, además, se lo pasan en grande juntos. Lo recomendable es esperar hasta los 3 o 4 meses de vida, incluso en algunas escuelas de natación no los aceptan hasta los 6 o 7 meses porque sus instalaciones no son adecuadas para niños tan pequeños.

La matronatación es el mejor método para iniciar a un bebé en la actividad acuática: la natación con los padres. Está demostrado que los pequeños disfrutan mucho en el agua, además de ser muy beneficiosa para ellos. Entre los principales beneficios que aporta esta actividad al bebé es el importante desarrollo psicomotor; mayor coordinación motriz, localización propioceptiva e integración kinestésica, además de facilitar movimientos y experiencias motrices que le conduzcan a un aumento del repertorio motor, asimismo, ayuda  al fortalecimiento del sistema cardiotorácico, regulación del tono muscular, el equilibrio y el movimiento, entre otros.

Dejar una respuesta