Hoy comparto con vosotros esta estupenda receta infantil ¿A quién no les gusta las magdalenas? Esta vez las hacemos de fresa, pero puedes crearlas en chocolate, crema, de plátano u otro tipo de fruta. Es muy fácil de hacer y a tus hijos les encantará. Puedes hacer para toda la familia, ya que es un gran postre o un buen desayuno ¡depende como lo mires!

receta infantil

Esta vez la fruta que vemos en la receta infantil, de este delicioso postre, va concentrada en unos botes que se venden. Los puedes conseguir de muchos otros sabores, pero también puedes utilizar mermelada de fresa o bien directamente la fruta fresca. Dependiendo del resultado que quieras obtener.

INGREDIENTES: MAGDALENAS DE FRESA

– 180 g de harina

– 200 g de azúcar

– 120 g de mantequilla

– 100 ml de leche

– 2 cucharaditas de levadura

– 3 huevos

– 1 cucharadita colmada de fresa concentrada (puede ser mermelada de fresa)

PREPARACION

El primer paso es precalentar el horno, para que coja temperatura, a unos 180 grados. Debes poner la rueda de forma que el aparato caliente tanto por arriba, como por abajo. Después de esto nos ponemos con la elaboración de las magdalenas.

El siguiente paso es coger un recipiente grande, aquí añadimos la mantequilla cortada en trozos y el azúcar. Bate con ganas un rato, hasta que se cree una masa homogénea (toda por igual) Una vez que se mezcle la mantequilla con el azúcar, añade los tres huevos. Poco a poco, ve uno a uno y bate. Todo el rato hemos de batir bien; cuando estén mezclados añade la harina con la levadura, remueve bien.

Casi estamos acabando, ahora añade poco a poco la leche, ve batiendo y añade un poco más. Por último echa una cucharada colmada de fresa concentrada, que también podemos cambiar por mermelada o por fresas frescas y bien picadas. Ahora sigue batiendo hasta crear una mezcla homogénea y de un color rosáceo.

Por último saca una manga pastelera e introduce la mezcla en ella. Luego en una placa para horno, preparada para el mismo, ve añadiendo la pasta. Ve repartiendo en las cápsulas. Una vez listo todo, solo queda meter al horno. Llegados a este punto horneamos, por lo común, durante 20 minutos… puedes hacerlo un poco más o menos, según tus gustos. Saca y deja enfría, sirve en un bonito plato o en una fuente ¡les encantará a tus hijos! ¿Te animas?

Fuente: inquiringchef

Dejar una respuesta