Buenos días amigos! Hoy en nuestro espacio queremos compartir una receta divertida para tus hijos. Los más pequeños de la casa también tienen que comer fruta y por qué no hacer un puerco espín de sandía?

Un pequeño guiño simpático si vamos a realizar cualquier evento infantil. Sobretodo es ideal para verano y los días de calor.

La sandía es muy buena para el organismo, si tienes hijos que ya comen fruta, qué mejor que añadirles un poco de alegría.. sobretodo para fiestas infantiles.

Para cumpleaños, para santos, pequeñas fiestas, comuniones y demás reuniones infantiles, haz protagonistas a tus hijos con un menú divertido para todos.

Hoy te dejamos esta fotografía donde vemos cómo se ha convertido una sencilla sandía, en un simpático animalito.. en este caso un puerco espín. Si tienes maña y creatividad, quizás puedas transformarla en otra cosa.

La sandía se ha abierto en forma de rectángulo, en todo su largo. Una abertura profunda, para alcanzar la pulpa o la carne de la fruta. Luego el rectángulo se ha retirado cuidadosamente.

Lo siguiente que haremos será, con el mismo cuchillo con el que has abierto la sandía, sacar la carne del trozo retirado.

Retira la carne, pero deja intacta la cáscara. Haz cuadrados con la carne que hemos quitado. Una vez hecho, coge unos palillos para los dientes.

Ve pinchando cuadrado por cuadrado, con los palillos. Una vez hecho esto, solo falta añadir los cuadrados al interior de la sandía.

Con el trozo de cáscara que hemos quitado, vamos a realizar la cara. Para ello corta un triángulo y lo ponemos como nariz.. puedes ayudarte de los palillos para fijarla.

Para hacer las patas basta con cortar cuatro trozos de la cáscara y ponerlos debajo de la sandía. Para fijar utiliza palillos.

Por último haremos los ojos y la punta de la nariz con uvas negras. Pincha con los palillos las uvas y ponlas como se ve en la foto.

Listo!

Dejar una respuesta