Si buscas recetas para niños, ricas y sabrosas, aquí te dejo con estos flamenquines rellenos ¿Cuál es su relleno? En este caso hay que utilizar jamón, verdura y queso. El queso suele gustar a los más pequeños, eso si siempre que sea suave. Procura meter un queso semi curado, bueno para derretir y que no tenga un sabor demasiado fuerte, así le encantará a tu hijo.

Sobre el jamón puedes utilizar cocido o bien jamón serrano. Si utilizas éste último, procura que no esté salado. Ya sabes que hay jamones que vienen con un sabor demasiado salado, esto no gustará a los pequeños.

Para hacer esta receta para niños, vas a necesitar verdura. En este caso las que pongo son espinacas, pero puedes utilizar acelgas, zanahoria, calabaza u otra que le guste a tu hijo. Como ves esta receta es bastante versátil, ya que puedes rellenar los flamenquines de formas diferentes. Las cantidades de esta receta, es para cuatro personas.

receta para niños con jamon
Fuente: Christer Edvartsen 

RECETA PARA NIÑOS: FLAMENQUINES RELLENOS

Ingredientes:

  • queso fácil de fundir o un bote de salsa de queso suave
  • 8 rebanadas de pan de molde sin corteza
  • 8 lonchas de jamón cocido
  • 1 puñado de hojas de espinacas
  • 2 huevos
  • Pan rallado para empanar
  • 1/2 litro de aceite de oliva virgen extra (si puede ser)
  • Sal y pimienta negra molida

Preparación

Primero aplasta las rebanadas de pan de molde. Esto puedes hacerlo con un rodillo o algo similar. Deben quedar las rebanadas, lo más finas que puedas. Después añade una loncha de jamón cocido, en cada una de las rebanadas. Esto lo aderezamos con queso para fundir o salsa de queso suave. Echa queso en cada panecillo, al gusto.

A todo esto le añades unas hojas de espinacas u otro tipo de verdura. Si son espinacas frescas, echa un puñado por cada panecillo y listo. Si es otro tipo de verdura, puedes pasarla antes por la sarten o bien cocidas en una olla, para que estén más blandas. Haz esto con las verduras duras como las zanahorias.

El siguiente paso es enrollar las rebanadas, sobre sí mismas. De esta forma quedarán unos flamenquines riquísimos. Para que no se desenrollen, envuelve cada rollo con papel o film trasparente. Deja los rollos así un cuarto de hora, aproximadamente. Luego desenrolla y sigue los siguientes pasos.

Bate los dos huevos y añade una pizca de sal y pimienta. Prepara en un plato el pan rallado y, también, una sartén a calentar con el aceite. Echa abundante aceite, para freír los flamenquines. Luego pasa los rollitos por el huevo batido, seguidamente haz lo mismo por el pan rallado. Por último echa los rollos a la sartén, con el aceite caliente.

Cuando estén dorados ve sacando los flamenquines y poniéndolos sobre un papel absorbente, para evitar el exceso de aceite. Deja que enfríen un poco y listo. Esta deliciosa receta es muy fácil de hacer y además gustará a todo el mundo. ¿Qué te parece?

Dejar una respuesta