Buenos días mamás y futuras mamás! Hoy en nuestro espacio hablaremos sobre algunos sencillos cuidados que deberemos tener con el pequeño ombligo del recién nacido.

Son cosas muy sencillas, pero necesarias saber para cuidar de tu pequeño. Además esto es algo que a muchas madres les preocupa, en especial a los primerizos.

El cordón umbilical de nuestro bebé, ha de ser bien cuidado para que su ombligo se forme perfectamente. No es muy complicado, pues lo más importante es limpiarlo bien y con cuidado.

Desde los 8 primeros días, hasta los 21 que se les debe caer el cordón, deberemos aplicar estos conocimientos.

Teniendo mucho cuidado, basta con tomar un trozo de algodón o un paño con alcohol, ponerlo en lugar de la gasa antigua. Esto puedes hacerlo cada vez que le cambies el pañal, será más higiénico y nuestro niño tendrá su  futuro ombligo limpio y libre de coger infecciones.

Esto lo haremos todos los días, hasta que se le vaya secando y se caiga por sí solo… recuerda que nunca y bajo ningún concepto deberemos cortar o tirar del mismo. El resto de cordón se cae solo una vez seco.

Cuando se le caiga veremos por vez primera, su pequeño ombligo… el que le acompañará el resto de su vida!! 

Hay médicos que coinciden en realizar esto y otros no, para gustos los colores.. pero es una práctica que no hace daño y sabemos que el ombligo se encuentra bien desinfectado.

Para saber si se ha infectado el cordón umbilical basta con echar un vistazo a la piel, si vemos que la zona se encuentra irritada, quizás caliente o bien enrojecida puede ser un signo de que la zona se esté infectando.

Si esto le ocurre a tu pequeño es necesario que vayas a su pediatra, a fin de parar la infección a tiempo y que no vaya a más.

Para evitar ciertos roces innecesarios en la zona del ombligo del recién nacido, podemos doblar la cintura del pañal.. así quedará al aire y la orina tampoco podrá dañarlo.

Actualmente podemos encontrar pañales para recién nacidos que cuidan la zona del cordón umbilical, dejándola al descubierto. Un modelo de pañal diferente.

Por último te comentamos que para evitar infecciones, no sumerjas al pequeño en agua hasta que el cordón se le haya caído. Baña al pequeño con una espónja húmeda o una toalla especial para bebes.

Recuerda que entre 8 y 21 días el cordón se le deberá haber caído y sanado.. si pasa un mes y no es así, ve a su pediatra.

 

Dejar una respuesta