Relaciones sexuales durante el embarazo: recomendaciones

relaciones-sexuales-durante-el-embarazo

Las relaciones sexuales durante el embarazo es una de las preocupaciones habituales en las parejas dentro de este periodo. Muchas se preguntan si es seguro y apropiado mantenerlas en esta etapa.

Este artículo pretende ofrecerte información valiosa recomendaciones sobre las relaciones sexuales durante el embarazo.

Comprender los cambios en tu cuerpo

El embarazo provoca diversos cambios físicos y hormonales en el cuerpo de la mujer. Estos cambios pueden repercutir en el deseo y las relaciones sexuales. Es importante que comprendas estos cambios y te comuniques abiertamente con tu pareja durante este periodo.

Cambios físicos: El aumento del flujo sanguíneo en la zona pélvica puede provocar una mayor sensibilidad y congestión de los genitales, lo que aumenta el placer sexual de algunas mujeres. Sin embargo, muchas mujeres también experimentan molestias debido a las náuseas matutinas, la fatiga y los cambios en la forma del cuerpo, que pueden afectar a su deseo sexual.


Cambios hormonales: Las fluctuaciones hormonales durante el embarazo pueden afectar tanto al bienestar físico como al emocional. El aumento de los niveles de estrógeno y progesterona puede tener efectos diversos en la libido de la mujer: algunas experimentan un aumento del deseo sexual, mientras que otras pueden experimentar una disminución.

¿Es recomendable tener relaciones sexuales durante el embarazo?

cambios en el cuerpo de la mujer

En la mayoría de los embarazos sanos, las relaciones sexuales se consideran seguras y se recomiendan. Sin embargo, hay ciertos casos en los que es aconsejable consultar al  médico antes de iniciar la actividad sexual. A continuación, veremos algunos de ellos.

Embarazo de alto riesgo: Si tienes un embarazo de alto riesgo con complicaciones como parto prematuro, placenta previa o antecedentes de aborto espontáneo, es crucial que consultes al profesional sanitario sobre la idoneidad de iniciar la actividad sexual. Tu médico te dará recomendaciones personalizadas basadas en tu situación específica.

Sangrado vaginal: Si experimentas cualquier sangrado vaginal durante el embarazo, es esencial que informes a tu profesional sanitario. Éste evaluará la causa de la hemorragia y te aconsejará en consecuencia. En algunos casos, puede ser necesario evitar temporalmente las relaciones sexuales.

Infección o enfermedad de transmisión sexual no tratada: Si tú o tu pareja padecéis una enfermedad de transmisión sexual no tratada o alguna infección activa, es fundamental que acudáis al médico. Las infecciones pueden suponer riesgos tanto para la madre como para el bebé, y debe buscarse el tratamiento adecuado antes de reanudar las relaciones sexuales para que sean seguras.

Es importante saber que mantener relaciones sexuales durante un embarazo tiene muchos beneficios, entre ellos:

  • Mejores orgasmos ya que el flujo de sangre puede ser mayor y puede significar orgasmos más potentes para las mujeres que están embarazadas.
  • Te puede ayudar a mantenerte en forma, ya que vas a estar quemando calorías y moviendo tu cuerpo.
  • Es una muy buena manera de vincularte emocionalmente con la pareja, algo que los puedo acercar más en ese periodo.
  • Ayuda a reforzar el sistema inmunológico muy importante para mantenerse libre de resfriados u otras infecciones.
  • Liberas endorfinas que pueden ayudarte a ti y al bebé a sentirse más relajados y felices.

Mejores posiciones para las relaciones sexuales durante el embarazo

Las posturas recomendadas para las relaciones sexuales durante el embarazo.

A medida que avanza el embarazo, ciertas posiciones sexuales pueden resultar más cómodas y suponer menos riesgos. He aquí algunas posturas recomendadas durante el embarazo para tus relaciones sexuales más seguras:

Acurrucada: Túmbate de lado mirando a tu pareja, lo que permite una penetración suave. Esta postura evita ejercer presión sobre el abdomen y proporciona la máxima comodidad.

Misionero modificado: Coloca una almohada bajo las nalgas para elevar ligeramente la pelvis y reducir la tensión en la espalda. Esta modificación también puede ayudar a aliviar las molestias en las últimas fases del embarazo.

Mujer encima: Permitir que la mujer controle la profundidad y el ritmo de la penetración puede resultar más cómodo durante el embarazo. Esta postura proporciona un mejor control y minimiza las molestias.

Sexo anal y oral: El sexo oral es perfectamente seguro para practicar durante el embarazo y el sexo anal no dañará al bebé. Lo único que puede resultar incómodo, es en el caso de que tengas hemorroides relacionados al embarazo.

Tengamos en cuenta que las hormonas adicionales que se incrementan en este periodo, pueden influir en un aumento del deseo sexual, particularmente en el segundo trimestre.

Esto ocurre por el aumento de hormonas y el mayor flujo de sangre en los genitales, aunque, otras mujeres pueden experimentar una disminución en el deseo. Esto es debido a la fluctuación de hormonas, o por sentirse incómodos con su cuerpo, o sentir dolores físicos.

Comunicación y apoyo emocional

contencion emocional embarazo

Puede verse afectado el deseo sexual de la pareja ya que existen preocupaciones y tensiones que generan estrés por la situación nueva y desconocida. Por lo tanto, puede hacer que se interesen menos en el sexo.

En este periodo es muy importante la comunicación, ser abiertos con la pareja sobre el tema, para poder expresar y hacerlo cuando realmente lo sientan y buscar el apoyo emocional el uno en el otro. Recuerda que la experiencia de cada pareja es única, y que lo que funciona para una puede no funcionar para otra.

Palabras finales…

En general, mantener relaciones sexuales durante el embarazo se considera seguro e incluso beneficioso para la mayoría de las parejas. Es importante comprender los cambios que se producen en tu cuerpo, comunicarte abiertamente con tu pareja y consultar al médico si es necesario.

Si sigues estas recomendaciones y mantienes una fuerte conexión emocional, podrás seguir disfrutando de una relación sexual satisfactoria durante todo el embarazo.

Fotos: Unsplash.

Últimos artículos

Scroll al inicio