-

Si canso a mi hijo, ¿le ayudaré a dormir?

Es un error pensar que, cuando el bebé tiene problemas para dormir, sería bueno cansarle con el objetivo de que tenga sueño. Esta idea provocaría un efecto rebote, es decir, el niño se pondría nervioso y dormiría todavía peor de lo que lo hace habitualmente.

En consecuencia, por más cansado y agotado que esté, más le costará conciliar el sueño y descansar adecuadamente.

Bebé durmiendo

Hay que pensar que deben de actuar de la misma manera que lo haría un adulto. Es decir, se dormirá plácidamente y con serenidad si previamente al ritual de ir a la cama, realiza tareas relajantes en un ambiente tranquilo, armónico y semioscuro.

Un bebé o un niño no descansa mejor porque caiga rendido en su cama. El exceso de actividad, el impedir que duerma durante el día y el hecho de perturbar sus necesidades emocionales y físicas, sólo conducen a una irritabilidad innecesaria.

También te puede interesar:
Nutrición: Los tarritos

Lo último...