Los accidentes domésticos en el hogar son muy frecuentes, especialmente en los niños menores de 5 años y, sobre todo, los comprendidos entre 1 y 3 años de edad. Es importante destacar que, por orden de frecuencia, los más frencuentes son las caídas o golpes.

Entonces, después de un golpe en las extremidades (ya sean superiores o inferiores) se debe consultar al médico si:

– Existe hinchazón o hematomas que dificulten el desplazamiento y no mejoran pasados unos minutos.

– Existe imposibilidad para movilizar la zona afectada.

Asistencia sanitaria

Y, después de un golpe en la cabeza, se debe consultar al médico si aparecen:

– Frecuentes dolores de cabeza, nerviosismo o llanto intenso y persistente.

– Vómitos contínuos varias horas después de la caída o del golpe.

– Brotes de sangre o de un líquido claro por los orificios nasales o por los oídos.

– Signos evidentes de desorientación, confusión, desajustes en la memoria (tales como no reconocer a los familiares más próximos o no saber dónde está).

– Variaciones en el equilibrio, en la forma de hablar o de andar, en la visión,…

– Movimientos extraños, signos de inmovilidad permanente o de carencia de fuerza en las manos y/o en las piernas.

Dejar una respuesta