Generalemente, las naúseas y los vómitos impiden comer de la forma habitual. Si esto sucede, se deberá intervenir con fármacos.

El reposo para calmar las naúseas

Por ejemplo, la vitamina B6 es inocua para el feto y atenúa las naúseas, aunque no los vómitos. Pero más eficaces son algunos antihistamínicos, que son totalmente seguros para el futuro bebé.

De todas maneras, los fármacos deben ser prescritos por el ginecólogo y deben tomarse con gran atención, siguiendo en todo momento las indicaciones.

Es importante recordar que, en el uno por ciento de los casos, hay que ingresar en una clínica u hospital, ya que, la falta de alimento y de agua, causada por los vómitos, provoca la pérdida de cloro, sodio y potasio. Éstos se hayan presentes en la sangre y son fundamentales para el correcto funcionamiento de las células.

Nota: algunas mujeres gestantes recurren a remedios caseros para aliviar estos síntomas tan desagradables. Algunas recurren a los caramelos de menta sin azúcar. Otras, sin embargo, recurren a las tostadas integrales.

Dejar una respuesta