mi-primer-espejo

El espejo es uno de los utensilios que no debe faltar en el cuarto de tu bebé. Aprovecha la fascinación que le produce para promover el juego y la estimulación intelectual.

Sabías que: Un psicólogo norteamericano estudió la reacción de un grupo de niños frente al espejo pintándoles una mancha roja en la nariz. Antes de los 15 meses, ninguno se reconoció, entre los 16 y 18 meses, lo hicieron un 24% y entre los 19 y 24 meses, el 76%.

bebe

SU PRIMER AMIGO: A medida que vaya creciendo, la complejidad y diversión en la relación con su “amigo del otro lado”, irá creciendo.

  • 4 meses: Gesticula riendo frente a la imagen que le devuelve el espejo, auqnue todavía no sabe qeu es la suya propia. No obstante, se divierte creyendo que tiene enfrente a un compañero de juego.
  • 7-8 meses: Balbucea frente al cristal y hace muecas divertidas. Esto significa que, poco a poco, va tomando conciencia de que se trata de él mismo.
  • 12-18 meses: Empieza a descubrirse a sí mismo como individuo propio, delimitando y diferente de los demás. Mueve las manos y se acerca al espejo, para ver qué hay detrás. Cuando se acerca, trata de tocas, abrazar o besar su propia imagen.
  • 18-24 meses: Con la adquisición del lenguaje dice su propio nombre señalando al espejo. Al confirmar su sospecha, provocarás en él un gran entusiasmo. Reconocerá su propia imagen y hablará consigo mismo, lo cual le ayudará a emjorar su capacidad de expresión.

Dejar una respuesta