Uno de los mayores miedos al mantener una relación sexual es afectar la salud del bebé que está dentro de la panza. Este temor es infundado porque, con los recaudos necesarios, no se lastima al feto e incluso la actividad sexual sirve para mantener la elasticidad de la pelvis, de manera que la dilatación para el parto sea menos dolorosa.

Sin embargo, algunas mujeres pueden presentar un ligero sangrado vaginal después de mantener una relación sexual. Esto no es algo alarmante, 1 de cada 5 mujeres sufre pequeñas pérdidas, lo que no implica que haya riesgo de un aborto espontáneo. Sin embargo, si el sangrado es de gran volumen o se reitera en más de una ocasión sin importar que no hubiera relación sexual en el medio, consulta de inmediato a tu médico para que te indique las precauciones que hagan falta.

Dejar una respuesta