Terminología durante el embarazo: U – V – Z

Útero: es un potente músculo hueco con forma de pera invertida. Su función primordial es la de anidar, recoger al huevo fecundado (óvulo) y contener al feto durante todo el período de gestación. Su interior está recubierto por una mucosa, el endometrio; cuando no existe fecundación, se descama y se expulsa en la menstruación.

Vagina: se denomina así al músculo-epitelial que abarca desde el cuello del útero hasta la vulva. Constituye una parte del canal blando del parto.

Vellosidades coriónicas: se denomina así al tejido del trofoblasto, colocado en forma de vellosidades para asegurar de forma satisfactoria la nutrición del embrión, a expensas del aporte materno.

Vérmix caseoso: es una capa de tejido adiposo claro, que recubre toda la piel del feto. Está segregada por las glándulas sebáceas en el interior del útero. Se reabsorbe de forma espontánea y su función principal es la de proteger la piel del feto.

Viable: es el feto o recién nacido con capacidad para vivir fuera del útero; debido a que, posee un desarrollo orgánico suficiente.

Vuelta de cordón o circular: es la situación en la que el cordón es demasiado largo y los movimientos fetales provocan que éste se enrolle alrededor del cuello o de los miembros del feto.

Vulva: se denomina así a la parte externa del aparato genital femenino. Se ubica en la región perineal, entre el monte de Venus y el ano. Esta formado por los labios mayores, los labios menores, el clítoris, las glándulas de Bartholino y Skeene, así como por un orificio por el que se comunica la vagina con el exterior.

Zigoto: es la primera célula del embrión, procedente del encuentro entre el ovocito materno y el espermatozoide paterno. Está constituído por un núcleo que contiene 46 cromosomas de la especie.

Zigoto humano recién formado

Ir arriba