bebe

En verano, aumentan los casos de ojos enrojecidos, picor, escozor... por el aumento de exposición a la luz solar y el contacto con la arena y el agua. La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva que recubre la superficie interna de los párpados y la parte anterior del globo ocular. Existe una forma de conjuntivitis caracterísitca de los meses de primavera y verano: ojos enrojecidos, lagrimeo intenso y escozor. En la mayoría de los casos es debido a la alergia.

Existen otras formas más graves como conjuntivitis vernal en la que se forman pequeñas excrecencias en la parte interna de los párpados, sobre la conjuntiva tarsal. El roce de estos granitos en la córnea provoca un malestar al niño, al que le cuesta mantener los ojos abiertos. En general, cuando un niño sufre este tipo de problema, le empeora con el sol.

Remedio para los ojos hinchados:

En las formas más leves de conjuntivitis existe un colirio descongestionante, de acción antiflamatoria o lágrimas artificiales. Sin embargo, para los casos más “graves” se puede tratar con un colirio con cortisona. Lo mejor es consultar a un pediatra. La duración de dicho tratamiento depende del período de máxima disfusión del polen al que el niño es alérgico, por lo que puede prolongarse durante 2, 3 o 4 semanas incluso.

Consejos para tratar la conjuntivitis:

  • En verano se aconseja evitar la exposición de la luz solar en las horas más peligrosas (12-16:00 horas).
  • En el aire libre se recomienda que el niño lleve gafas de sol.
  • También se recomienda que lleve puesta una gorra.
  • Durante el período de floración es mejor que el niño no vaya al campo, al parque, etc.

 

 

Imagen: ella hoy

Dejar una respuesta