Si tu bebé acaba de llegar a casa hoy te dejo algunos cuidados básicos, por si estás un poco perdida en el tema… Al ser madres primerizas, podéis tener algunas dudas. De esta manera os dejo un poco de información. Si ya estás embarazada y aún no has dado a luz, recuerda ir acondicionando el dormitorio del niño e ir incluyendo las cosas necesarias básicas como la cuna, pañales, un lugar adecuado para limpiarlo y varias cosas más.

bebe

Con esto me refiero a que antes de que nazca el pequeño, la casa ha de estar acondicionada para el pequeño. Hoy os dejo descubrir cómo tratar al bebé durante sus primeras semanas de vida. Antes de que llegue a casa procura abastecerte de pañales, al menos un par de paquetes como mínimo. Incluye toallas húmedas, esponjas suaves, suaves toallas de baño para el pequeño y algunos biberones si tiene problema con la leche.

Para ayudarnos durante la lactancia, necesitaremos algunos cuidados básicos. Una buena idea es utilizar un gel para evitar la resequedad de los pezones que pueda surgir o que ya tengamos. También puedes necesitar discos absorbentes, te ayudarán mucho después de que el recién nacido haya lactado.

La casa y en particular, el lugar donde el pequeño duerma ha de estar bien limpio; recuerda que son pequeños y frágiles, su sistema se está desarrollando y no tienen la misma inmunología que los adultos. Evita también dejar la cuna en un lugar donde haya corriente. Evita que le de al pequeño el sol directamente en la cara, durante las primeras semanas.

Durante cuatro semanas, a no ser que el médico diga otra cosa, es bueno bañarlo con una esponja suave. No hace falta que lo bañes todos los días, en la primera semana, puedes limpiarlo con toallitas húmedas. Evita mojar en exceso el cordón umbilical y si se moja demasiado procura secarlo con cuidado. Cuando le pongas el pañal deja un poco de hueco para la zona del ombligo. Éste se caerá solo, no hemos de preocuparnos en exceso.

El pequeño ha de comer cuando lo pida, es bueno que se alimenten. Pero cuando son tan pequeños a no ser que lloren, no hacen demasiados gestos, no se mueven fácilmente y más si son bebés muy tempranos. Hemos de estimularlos, cogerlos suavemente y ponerlos cerca del pecho. De esta forma van cogiendo el hábito de mamar.

Recuerda lavar tus manos muy a menudo, durante las primeras semanas de vida. Toda persona que manipule al bebé, deberá tener en cuenta la higiene de las manos ya que por esta vía se transmiten muchos virus. Al comienzo de su vida procura cogerlo muy suavemente, no zarandees o hagas movimientos bruscos al bebé.

Siempre ten a mano pañales, alguna crema y toallitas húmedas, listas para la acción. Así tendremos todo listo para limpiar a nuestro pequeño en cualquier momento; intenta estar pendiente de proveerte de las cosas necesarias, antes de que se agoten.

Por último, aunque hay más cosas a tener en cuenta, es no dejar nunca a tu bebé solo en zonas donde haga mucho calor, que no lo veas, que no esté a tu alcance. Procura tenerlo cerca, si estás en casa, procura dejar siempre la puerta abierta e irlo a ver cada poco tiempo, si no tienes a nadie quien se haga cargo del pequeño. A medida que pasen el tiempo podrás ir dejándolo solo más a menudo.

foto: cutebabyface

Dejar una respuesta