bebe

Después de nueve meses de espera, incluso algunas mamás más tiempo, ya ha nacido tu bebé mediante parto natural o cesárea. Ya sois tres en la familia, el papá, la mamá y el nuevo miembro, el bebé. El bebé comienza una etapa donde va a ser dependiente de la pareja, sobre todo de la madre, para satisfacer todas sus necesidades, en particular una correcta alimentación, higiene y afecto para un crecimiento y desarrollo feliz.

Aunque será la madre la que más unida esté con el bebé, el padre debe compartir con su pareja parte de los cuidados y por supuesto responsabilidades. La convivencia que habíais tenido como pareja no será la misma después de la llegada del hijo a la casa, y aún siendo un acontecimiento muy feliz cuando se ha deseado un hijo, podrían aparecer dificultades de pareja. Todo se soluciona dialogando.

El llanto tiene la función de conseguir que las necesidades de un niño sean atendidas (sueño, hambre, gases, dolor…). La pareja debe responder a esta llamada, interactuando con su hijo, y conoce que la necesidad de atenciones afectivas es tan primaria como las necesidades biológicas. Desde el primer día debemos darle mucho cariño a nuestro bebé.

El niño muestra su satisfacción o estado placentero mediante la sonrisa, una expontanea o endógena, que se ve durante el sueño tranquilo, y otra provocada por estímulos táctiles o sonidos que le son familiares llamada sonrisa exógena, que comienza en las primeras semanas y está orientada a la respuesta social. Es necesario saber que por su inmadurez el recién nacido y lactante va a necesitar la protección y el cariño de toda la familia.

Disfruta de esta bonita etapa que te brinda la vida.

Dejar una respuesta