Un buen descanso del bebé, clave para crear un mejor ambiente en casa

Cuando un bebé llega a casa, uno de los problemas principales durante los primeros meses de vida, es la falta de sueño tanto del bebé como de los padres. Según datos de la Sociedad Española del Sueño, los padres y madres pierden entre 400 y 700 horas de sueño durante el primer año de vida.

Una de las causas principales de esta pérdida de sueño la encontramos en que uno de cada cuatro bebés no son capaces de dormir toda la noche del tirón. Como no podía ser de otra forma, si el pequeño no duerme, los padres tampoco lo hacen. Al final esto se traduce en un estado continuo de fatiga, agotamiento, estrés e irritabilidad, síntomas que son incompatibles con que los padres sigan teniendo una vida funcional.

En los bebés, un mal descanso también puede provocar “irritabilidad en su carácter, llanto frecuente e inconsolable, y a largo plazo, dificultades en el aprendizaje e incluso trastornos de la personalidad”, explica Gema Magdaleno, matrona y asesora de Chicco. “A nivel físico, si es un trastorno del sueño mantenido, puede ocasionar trastornos del crecimiento e incluso retrasos en su desarrollo motor”, continúa.

Ante esta situación, resulta imprescindible volver a recuperar el descanso de ambas partes, mejorando la calidad del sueño del bebé.

¿Y cómo puedo hacerlo?

En realidad, “si hay algo fundamental que facilita que el bebé duerma tranquilo (y, por tanto, que toda la familia pueda también descansar), es que esté cerca de sus padres”, explica Gema Magdaleno. Por esta razón, las asociaciones científicas y profesionales, basándose en la evidencia científica, “recomiendan el colecho, especialmente en los primeros meses de vida del niño. Se ha demostrado que si el niño está cerca de su madre, su sueño es más profundo, más tranquilo, favorece la lactancia materna, y por tanto estará mejor alimentado, además de mejorar el vínculo familiar”, prosigue la experta.

Los primeros meses de vida del pequeño, establecer unas rutinas y horarios de sueño resulta imposible. Partiendo de esta base, Gema Magdaleno destaca otros tips, más allá del colecho, que nos ayudarán a crear el ambiente perfecto para el descanso del bebé:

  • Evitar que el niño duerma boca abajo (la postura correcta es boca arriba),
  • Evitar el exceso de ruido o luz mientras el bebé duerme,
  • Ventilar todos los días la habitación, y evitar que haya exceso de polvo o suciedad,
  • No utilizar almohadas ni cojines para el niño,
  • No abrigar demasiado al bebé para dormir,
  • Los peluches, juguetes, y en general cualquier objeto, deben quedar fuera de la cuna o la cama.

¿Algo más que deba tener en cuenta?

Además de crear un buen ambiente a la hora de dormir, es importante contar con un chupete que también ayude a favorecer este buen descanso. Physio Forma, los chupetes con forma fisiológica de Chicco (basados en la forma de la boca del bebé), favorecen su correcto desarrollo y su respiración, que resultan fundamentales para su crecimiento.

¿Y cómo lo hacen? Su exclusiva forma mantiene la lengua en su posición natural, ayudando a la respiración nasal, algo que (frente a la respiración por la boca) resulta especialmente importante a la hora de mejorar la fase del sueño. De esta manera, la respiración fisiológica nasal que se lleva a cabo con Physio Forma ayuda a que la lengua se posicione hacia delante y hacia arriba, para mantener las vías respiratorias altas completamente abiertas. Satisfacer el instinto de succión de los bebés mientras contribuimos a su relajación y correcto desarrollo bucal desde sus primeros meses de vida: los chupetes Physio Forma de Chicco son el accesorio más adecuado para ayudar al descanso pleno de niños y padres.

Ir arriba