Cuando comenzamos a tener los primeros síntomas de un posible embarazo y nos hacemos el test de paternidad y sale positivo, y ya sabemos que vamos a ser papás, el siguiente paso es saber cual es el sexo del bebé y es que estamos tan ilusionados que queremos empezar, cuanto antes, a comprar muebles, ropita y todos los accesorios posibles para nuestro futuro hijo.
Uno de los momentos más emocionantes del embarazo es cuando los padres conocen por fin el sexo de su bebé. Para los más impacientes ya tienen una forma de descubrirlo sin tener que ir al médico y esperar a la ecografía del quinto mes. Ahora, un test de sangre  detecta si se está esperando un niño o una niña a partir de la cuarta semana de gestación.
El primer mes ya podríamos saber qué esperamos,  aunque el pico de concentración se alcanza en la octava semana.
El análisis busca identificar un fragmento de ADN del cromosoma “Y”, que revelaría la presencia del varón. Si no lo detecta, estamos ante una niña. En el caso de que sean mellizos, se puede averiguar si al menos uno de los dos es niño o si se trata de dos niñas. La prueba tiene una fiabilidad del 99% y sus creadores esperan que esté disponible en las farmacias el mes que viene.
A partir de ahora, todo será más sencillo para los futuros papás.

Dejar una respuesta