Vasectomía: consideraciones generales

0

Según la Asociación Americana de Urología,

– Si el paciente siente un aumento importante del tamaño del escroto o nota molestias importantes, deberá ponerse en contacto con un especialista inmediatamente, en este caso con un urólogo.

– Si aumenta la temperatura corporal, sufre enrojecimiento o sensibilidad en la zona escrotal, deberá ser evaluado por el médico. Podría padecer una infección.

– El malestar general suele ser mínimo, controlándose de forma óptima con analgésicos. Si el dolor es más agudo o severo puede indicar la presencia de una infección u otras complicaciones añadidas.

– Los pacientes se quejan frecuentemente de malestar leve en la zona baja del abdomen. Es una sensación similar a lo que sentiría si hubiera sido golpeado en los genitales.

– Puede desarrollarse un bulto benigno o granuloma a consecuencia de una pérdida de esperma desde el extremo cortado del vaso deferente, hacia los tejidos escrotales. En ciertas ocasiones puede ser doloroso y sensible al tacto o al ejercer presión.

– El síndrome doloroso tras una vasectomía suele estar presidido por un dolor crónico que aparece después de la intervención. Su etiología e incidencia no son claras. De forma habitual, esta sintomatología es tratada con analgésicos.

– Tras estudios realizados, no existen evidencias concluyentes que manifiesten que los varones vasectomizados presenten una incidencia mayor de enfermedad cardiovascular, cáncer de próstata, cáncer de testículo u otros problemas de salud.

 

Espermatozoide

Dejar una respuesta