En estas fechas vacacionales, posiblemente muchas os hayais planteado si podéis o no viajar sin perjudicar, por supuesto, al bebé.

El estar embarazada no significa dejar de hacer cosas que nos gustan y apetecen, simplemente hacerlas con más precaución, tomando siempre las medidas adecuadas e informándonos de todo lo que desconocemos.

Por ejemplo, a la hora de viajar, es muy importante conocer el clima y la altitud del lugar de destino de nuestro viaje, las posibilidades de atención médica en la zona o las posibles enfermedades infecciosas que se podrían contraer.

La sección de Mujer en Terra y babyviajes aportan información muy útil que hay que tener en cuenta antes de emprender un viaje.

Y ahora, ¡a disfrutar de las vacaciones!

Dejar una respuesta