bebe

En la semana 53 de gestación, el bebé ya tiene desarrollados todos sus sentidos. El cerebro del bebé prosigue su rápido desarrollo y sus cinco sentidos se preparan para el mundo que le espera fuera del útero. En estos momentos, puede ver el mundo líquido que le rodea, sentir el tacto del dedo que agarra o que chupa, saborear el líquido amniótico que traga y oír el corazón, la voz y el rumor del estómago de su madre. Por supuesto, en el saco amniótico no hay aire que le lleve olores, pero si lo hubiera, también podría oler su entorno.

Otras cosas que suceden en esta semana son, por ejemplo, el desarrollo de la cabeza, una gran cabeza. Debido a su enorme desarrollo cerebral, la circunferencia craneal del bebé ha aumentado casi 1,25 cm tan sólo entre las semanas 32 y 33 de gestación.

En este tiempo, la mamá deberá tener cuidado con la comida. Las necesidades de grasa y proteínas del bebé serán máximas durante las próximas semanas, así que no dejes de tomar una dieta equilibrada. Tu pequeño mide ya más de 40 cm y pesa más de 1,8 kg y duplicará su peso a lo largo de las siete semanas que quedan hasta dar a luz.

En esta semana de gestación, la madre también sufre un aumento de peso importante, poco menos de medio kilo a la semana. Y seguirá ganando peso hasta poco antes del parto. No trates de evitar engordar, aunque peses más de lo que esperabas. El bebé necesita ese peso extra ahora mismo. Ya habrá tiempo para perder peso cuando nazca.

La dieta equilibrada debe comprender hidratos de carbono, proteínas y sobre todo mucho hierro, ya que el bebé lo necesita para la formación de sus propios hematíes.

 

Dejar una respuesta