Se puede pensar que el yoga para niños no es buena idea, pero aporta un sinfín de beneficios. Entre otras cosas, les ayuda a dormir mejor y les hace aprender a confrontar las situaciones conflictivas y aliviar el estrés. ¿A qué esperar para probarlo con tus hijos?

¿Por qué practicar yoga con los niños?

No existe una edad para empezar a practicar yoga. Si tu hijo es revoltoso y nunca para quieto, puedes pensar que va a ser imposible que se mantenga en una posición de yoga para niños, pero todo depende de la paciencia y persistencia con la que lleves los ejercicios.

Yoga en niños

Además, es la mejor forma de ayudar a relajarlos, aprender a concentrarse y superar las situaciones de estrés. ¡Los beneficios del yoga en niños son numerosos, tanto física como psíquicamente!

Beneficios físicos

Los beneficios que aporta el yoga en los niños  van desde ayudarles a dormir por las noches hasta aprender a respirar mejor. A continuación, te mostramos todas las propiedades que puede ofrecer a tu hijo:

  • Desarrollo de los músculos motores
  • Aumento de la flexibilidad en las articulaciones
  • Mejora la postura de la columna vertebral
  • Ayuda a los órganos internos
  • Estimula la circulación sanguínea
  • Perfecciona los sentidos
  • Aumenta la agilidad
  • Sirve de estiramiento
  • Canaliza la energía

Beneficios psicológicos

A nivel psicológico, realizar ejercicios de yoga ayuda al pequeño a aprender a relajarse y controlar sus emociones. El yoga para niños tiene los siguientes beneficios en la mente:

  • Mejora la autoestima del niño
  • Baja el nivel de estrés del infante
  • Calma y relaja
  • Mejora la atención, la concentración, la memoria y la imaginación
  • Armoniza la personalidad y el carácter
  • Mejora la interacción con los demás

Consejos para practicar yoga con niños

La motivación es un factor muy importante para que el yoga funcione en los más pequeños de la casa. Por esta razón, es conveniente seguir una serie de consejos que pueden serte de ayuda a la hora de poner en práctica esta nueva experiencia.

Lo más importante es intentar que haya el menor número de niños posibles en la habitación. Lo mejor es realizar las posturas sólo con tu hijo y, si lo apuntas a clases de yoga, que haya menos de quince niños por clase. La ropa que utilicen también debe de ser cómoda y holgada, para que los niños puedan sentirse relajados.

yoga para niños

Busca una habitación silenciosa y bien ventilada. También es buena idea comprar esterillas, ya que de esta forma los niños podrán ir descalzos o en calcetines sin coger frío. Es conveniente no ingerir alimentos pesados antes de ejercitarse.

Aprender a respirar es imprescindible para que los ejercicios de yoga funcionen correctamente. Inhalando y exhalando los niños aprenden a estirarse y mantener una buena postura. Los niños tienen que aprender primero a respirar, después a relajarse y, por último, concentrarse.

Por último, intenta que las posturas parezcan un juego. Para ello, ves variando de movimientos continuamente, sin obligarles a repetir mucho una postura, para que no pierdan la concentración. ¡Ten siempre una actitud positiva! ¡De esta forma tus hijos no se aburrirán y querrán repetir cuanto antes!

Posturas de yoga para niños

Las posturas de yoga para niños son muy similares a las que puedes realizar con adultos. ¡Lo único es intentar hacerlas un poco más divertidas! Aquí te enseñamos algunas posturas que puedes realizar fácilmente con tus hijos.

Saludo al sol

Esta postura es ideal como calentamiento, estira todo el cuerpo y es muy divertida si se realiza a gran velocidad. ¡La mejor forma de hacer que empiecen a interesarse por el yoga!

Postura de la vela

También conocida como la postura sobre los hombros. La vela es muy entretenida, y es muy común ver a niños realizándola sin darse cuenta de que están haciendo yoga.

La pinza

Esta flexión de espalda es una postura muy simple de yoga. Es útil practicarla con los niños, ya que ayuda a reducir los trastornos digestivos.

La rueda

Este ejercicio es uno de los más divertidos. Además, con él aumentarán su capacidad pulmonar.

Postura de relajación

Es la mejor postura para terminar una sesión de yoga. Relaja y ayuda a mejorar la respiración y la concentración.

Y vosotros, ¿qué opináis del yoga para niños? ¡Esperamos vuestros comentarios!

Dejar una respuesta