Cualquier mujer antes de quedar embarazada tiene dudas, temores e incertidumbres. Por su mente pasan  pensamientos de todo tipo, que en algunos casos lo único que hacen es retrasar la decisión, sin embargo en otras el deseo de ser madres es tan grande que no ven obstáculos y lo único que desean es traer un hijo al mundo. El embarazo conlleva cambios en las emociones de la mujer.

Las emociones de la embarazada dependen de diferentes factores, ya sea la edad, estabilidad de la pareja, si lo estaban buscando, si son primerizas, etc.  Sin embargo, en la mayoría de los casos, aparecen una serie de sentimientos que son comunes en la mayoría de mujeres. Los pensamientos que con más frecuencia irrumpen en la mente de la mujer embarazada hacen referencia a varios aspectos: los cambios en el estilo de vida, el trabajo, el aspecto físico, las relaciones con la pareja y la responsabilidad.

Todas las parejas saben que el hecho de traer un hijo al mundo supone un cambio importante en sus vidas. Esto les produce cierto temor e inseguridad, ya que en muchos casos, será necesario cambiar algunas costumbres, privarse de momentos de intimidad, restringir la vida social, etc. y esto para muchos futuros padres supone un esfuerzo tan grande que les lleva a tener ciertas dudas antes de tomar la decisión.

En algunas mujeres el hecho de tener que dejar de trabajar supone un obstáculo. En muchos casos se tiene miedo a perder el trabajo o no poder compaginar el trabajo con la educación del niño. En otros casos se plantean dejar de trabajar durante un tiempo, pero la reducción de ingresos que ello supone acaba convirtiéndose en un problema para la familia.  Ante estos inconvenientes, contar con la ayuda de otras personas, como los abuelos, hermanos, etc. va a contribuir a que esto deje de verse como un problema.

Otro de los miedos en la mujer embarazada es respecto a su aspecto físico que va a cambiar y tienen miedo a perder el control sobre su propio cuerpo y a engordar en exceso. En muchas mujeres ante un futuro embarazo aparece el temor a ser rechazada por su pareja y a que se produzca un distanciamiento.

Imagen: que

1 comentario

Dejar una respuesta