bebe1-con-colicos

Los problemas digestivos son el motivo más frecuente de las visitas pediátricas durante los primeros meses. Aunque los síntomas causan intranquilidad, la mayoría de las veces son trastornos triviales.

CÓLICOS: Son episodios de dolor agudo recurrente en lactantes sanos y bien alimentados. No revisten gravedad, no se conoce el motivo exacto de los origina y no existe ningún medicamento eficaz para evitarlo. Se inician sobre las dos semanas del nacimiento y suelen desaparecer alrededor de los tres o cuatro meses sin previo aviso.

Sugerencias para los cólicos:

  • Colócalo boca abajo sobre tu falda.
  • Háblale y acaríciale mientras lo balanceas suavemente.
  • Paséalo en su cochecito o en la mochila.
  • Ponle una música relajante.

GASES: Son muy molestos y, por lo general, suelen estar provocados por las prisas: el bebé está hambriento y traga demasiado rápido o tú pretendes que termine demasiado deprisa. Es normal que trague algo de aire al darle el biberón, pero si lo haces tranquilamente y sin nervios, el riesgo se reduce. Si no quiere más, no le fuerces.

Sugerencias para los gases:

  • Procura que la tetina del biberón esté siempre llena de leche y que el tamaño del orificio sea el adecuado.
  • Asegúrate de que eructa después de cada toma.
  • Ofrécele una infusión de anís.

Dejar una respuesta