Crearle un ambiente confortable y seguro es clave para fomentar su sueño y facilitarle el descanso. Hasta los cuatro o cinco meses, en una minicuna o capazo. Después, en una cuna. Él dormirá como un angelito… y tú también.

¿CUÁL ESCOGER?

  • Capazo: Tiene una capotita y sirve para los primeros meses. Le ayuda a adaptarse al entorno.
  • Minicuna o moisés: Ideal para el dormitorio de los padres. Son seguras hasta que empiezan a levantarse, arrodillarse o sentarse.
  • Cuna: Cuando el bebé ya no cabe en las anteriores, pásalo a la cuna.
  • Cuna-cama: La primera se va transformando en cama o en otros muebles cuando el niño crece, y la segunda tiene módulos o muebles con cajones, cambiadores, etc., que pueden distribuirse por separado en la habitación.

ASÍ DORMIRÁ MEJOR
Has de comprobar que…

■ El somier sea sólido y el colchón firme, no más de 12 cm de grosor.
■ Haya una altura mínima de 60 cm de la barandilla al colchón.
■ Las barras están separadas por más de 7,5 cm.
■ Las chichoneras o protectores colchados se ajusten bien.
■ Si lleva ruedas, que al menos dos sean de freno.
■ Esté homologada.

Dejar una respuesta