Cuando hablamos de canastilla nos estamos refiriendo a las cosas que la mamá deberá llevar al hospital el día del parto, para vestir por primera vez al bebé. Si das a luz en un hospital público, allí te proporcionarán los elementos necesarios para el primer día de vida (pañales, crema hidratante, alcohol para el ombligo, etc…). Pero será imprescindible que lleves la ropita que le pondrás al salir del hospital.

A la hora de regalar una canastilla a una embarazada, deberemos enfocarla de forma diferente dependiendo del lugar al que va a ser enviada o donde va a ser entregada (hospital, clínica, domicilio…). Si se trata de una canastilla para el hospital, sería bueno que estos artículos estuvieran centrados principalmente en el tema de la higiene. Esto se debe a que en el hospital el bebé necesita ser cuidado y limpiado con mayor frecuencia. Sería bueno incluir únicamente lo más necesario y evitar las prendas de vestir en la medida de lo posible.

Si por el contrario la persona que va a recibir el regalo se encuentra en su domicilio, conviene que los artículos estén más centrados en la ropa. Es recomendable que la talla de esta ropa sea de por lo menos tres meses, ya que es muy probable que después de recibir la canastilla la deje allí, en su domicilio, para la vuelta del hospital. Al ser lo más probable que la deje en casa, no ocurre con las prendas como en el caso de encontrarse en el hospital, en donde es necesario que estas sean de enganche fácil e incluso desechables.

En caso de hacer una canastilla artesanal ocurriría lo mismo: habría que incluir un tipo de artículos u otros pensando si se la vas a regalar en su domicilio o en el hospital. En cualquier caso, se trata de facilitar la labor a la embarazada o mamá, incluyendo los artículos que le vayan a ser de mayor utilidad en cada lugar. Por ejemplo, si los artículos que incluye la canastilla para el hospital son de uso perecedero (unas toallitas o una crema en pocas cantidades) estaremos ayudando a que después no tenga que cargar con más cosas a la hora de volver a casa.

Lo único importante a tener en cuenta sobre la ropa que vamos a comprar para los primeros días de vida del bebé es que sea fácil de poner, es decir, que tenga corchetes para abrocharla, por delante o por detrás, pero nunca que se introduzca por la cabeza del bebé, ya que corremos el riesgo de hacerle daño.

 

Imagen: la casa de mama patas

Dejar una respuesta