bebe-bezote.jpg

Había una vez unos padres que deseaban y buscaban mucho a un hijo, y había un hijo que deseaba y necesitaba mucho tener papás…..

¿Qué es ser adoptado?: Es ser un hijo igual que los demás pero con una historia que empieza antes de encontrarse con su mamá y su papá. Asumir y ejercer la paternidad o maternidad es tomar conciencia de un proceso, un rol a construir, una función que cada uno despliega en forma singular y que no se reduce a un hecho biológico. La capacidad de procrear en sí misma, por sí sola, no nos hace padres.

NO DEBEMOS OLVIDAR:

• Cuando a un chico se le miente, él de algún modo lo sabe.

• Lo que enferma no es ser hijo adoptivo sino los secretos y el modo de manejar la información acerca del origen.

• Ignorar lo que otros saben acerca de nosotros no ahorra sufrimiento, lo causa.

• Es fundamental nombrar, pronunciar la palabra adopción desde que el niño nace, y evitar el ocultamiento.

• El mejor modo de contarle a un hijo que es adoptado es haciendo que la palabra adopción forme parte del lenguaje cotidiano.

• El modo en que se revele la información y quién la revele tienen efectos  para la salud mental de los hijos.

Siempre existe dolor cuando alguien se entera de que quién lo concibió no pudo cuidarlo y, a veces, los padres, lamentan no tener toda la información o no saber cómo brindarla para  satisfacer al niño con respuestas adecuadas.

Las preguntas del hijo adoptivo, muchas veces no buscan la respuesta justa sino que intentan confirmar que el otro está dispuesto a contestar lo que pude, lo que sabe; que el otro es confiable y va a escuchar, a tolerar las incertidumbres e inquietudes que aparecen. Ese reconocimiento fortalece los vínculos entre padres e hijos.

Dejar una respuesta