-

La importancia del juego en el niño

dos-bebes.jpg

El juego es la principal ocupación de todo niño. Incluso dentro del útero el bebé ya juego, con el dedito o el cordón umbilical, hecho que puede observarse en las ecografías. Al nacer continúa haciéndolo, desde el primer momento con el pezón mientras se alimenta. Así va reconociendo los sentidos y adquiriendo las primeras experiencias sensoriales, jugando con los olores el tacto y los sonidos.

A medida que va creciendo, el pequeño comienza a jugar con su cuerpo –con sus manos, con los piecitos- y en el agua durante el baño. Después, con la comida y los objetos que encuentra a su alcance, y más adelante con los juguetes.

El niño utiliza el juego para expresar sentimientos y emociones que -debido a su edad- no puede traducir en palabras, además constituye un estímulo vital para el aprendizaje de diversas funciones, que servirán no sólo durante la infancia sino a lo largo de la vida.

El juego representa un indicador de salud, tanto físico como emocional: un niño que juega es un niño sano. Mediante éste va aprendiendo todo: sobre su cuerpo, sus conductas, lo que ésta bien y lo que no, y los límites que se le van marcando.

Queda clara que se trata de una actividad vital para su desarrollo. Por lo tanto, es indispensable que los papás lo fomenten y lo compartan siempre permitiendo que el niño se exprese y de rienda suelta a su potencial creativo. Es una excelente oportunidad para observar sus conductas.

También te puede interesar:
El baño: Un momento muy especial
También te puede interesar:
Divertidos cubiertos
79aae41a73a9c33584655f9f9d92e21d?s=96&d=mm&r=g
Silvia Martínezhttp://bebesyembarazos.com
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Lo último...